Wasmosa, un transporte muy especial

Joan Vilardell vive rodeado de máquinas que quitan el hipo. No sólo por el imponente Scania R620 de tres ejes que destacamos como decorado el pasado mes de agosto, sino también por el MAN TGA 33.510, otro tres ejes con el que hace los portes especiales de toda la gama de maquinaria para obra pública, entre ellas wasmosa vilardellretroexcavadoras, dúmpers articulados Volvo o extraviales Caterpillar, vehículos de grandes dimensiones, que necesitan un cuidadoso mantenimiento para desempeñar trabajos de movimiento de tierras.

Joan Vilardell a través de Wasmosa, la empresa que se dedica al transporte y a la maquinaria, ha sabido hacerse de una flota de vehículos amplia, de calidad y cuidada hasta el mínimo detalle, gracias sobre todo a su experiencia y saber hacer.

Ahora, como nos dice Joan, puede presumir de contar con una compañía “saneada, de otra forma sería imposible de mantenerse sobre todo en un sector tan tocado por la crisis. Hemos hecho a lo largo de estos años una gran inversión”.

El presente está repleto de éxitos que se han logrado básicamente porque Joan ha sabido continuar y evolucionar lo que su abuelo y su padre empezaron hace ya décadas. La tradición familiar en el transporte la comenzó otro Joan Vilardell, el abuelo de nuestro invitado. Eran años previos a la guerra civil y con caballos y carros comenzó a mover mercancía.

Otro Joan Vilardell, el padre de nuestro protagonista, continuó con el oficio. Cuando concluyó la guerra civil, muchos camiones GMC, Austin,… fueron abandonados. Mi padre se dedicó a comprarlos y los fue modificando. Tenía nociones de mecánica y, con la ayuda de un amigo, los arreglaba y le cambiaba el motor de gasolina al de gasoil.”

“Con esos cacharros comenzó en el transporte y luego fue comprando Pegaso o Barreiros. Con los camiones siempre se dedicó a la obra pública primero por los wasmosa vilardellalrededores de Castellbisbal (Barcelona) y luego fue ampliando el círculo cuando nos incorporamos mi hermano mayor y yo. Entonces también comenzamos a hacer autopistas, autovías,…”, nos explica Joan.

Su padre se jubiló y Vilardell siguió con la empresa. “Estuve quince años trabajando en las minas de carbón en Teruel. Tenía una participación en la sociedad que la gestionaba y mi trabajo era gestionar el movimiento de maquinaria y personal tanto a cielo abierto como en el interior.

Al final la mina acabó cerrándose porque ya no era rentable. Entonces -nos detalla-, mi hermano se dedicó a la construcción y yo a lo que realmente me gusta, el transporte y la maquinaria”.

De este modo, en la actualidad, Wasmosa cuenta con cinco góndolas que cubren todas las necesidades de transporte y dos tractoras (un MAN y un Scania) para el traslado de las máquinas pesadas.

wasmosa vilardellA pie de obra

Nos ponemos el casco de seguridad y visitamos en compañía de Joan una de las obras donde el grueso de sus vehículos está trabajando. Se trata de la ampliación del puerto de mercancías de Barcelona.

A lo lejos divisamos una retroexcavadora que carga enormes paladas de tierra en uno de los dúmpers articulados Volvo A40D, dos más hacen cola a la espera de ser llenados.

Los Volvo son vehículos todoterreno, se atreven con todo: los lagartos, como se les llama por su forma de moverse, destacan por sus características de maniobrabilidad y por su capacidad de carga en las condiciones más adversas.

Así, la carga útil está estimada en 37 toneladas, lo que hace que el peso total de estos mastodontes se cifre en 68.270 kilogramos. Sobresale de estos dúmpers la ingeniosa dirección del bastidor, así como su articulación, realmente prácticas  para cuando se debe acceder a lugares de difícil ubicación.

Los Volvo wasmosa vilardelloperan en 6×6 con el diferencial bloqueado en uno o en todos los ejes, además si debe salir a carretera el conductor puede seleccionar el modo de conducción a 6×4 para ahorrar neumáticos y combustible.

Llevamos un rato viendo como trabajan y la retro no para de  tirar paladas, el trasiego de máquinas es continuo. A su lado, un rodillo Bulldozer va compacto el terreno, no hay tiempo que perder.

Mientras nos enseña su flota de vehículos, Vilardell nos cuenta que sus principales clientes suelen ser “Dragados o Fomento, grandes compañías adjudicatarias directas del Estado que acometen obras públicas y yo trabajo como subcontratado para ellos. Lo que hago es llevar con el Scania o el MAN la maquinaria necesaria para trabajar en cada obra. Además, si nos llega un transporte especial para otro cliente también lo hacemos”.

Lo que nunca alquila son las cubas de agua y gasoil que también componen su gama de vehículos. “Éstas las uso para abastecer al resto de mi flota”.

Dejamos la obra del puerto y acudimos a la base de Wasmosa, en la localidad barcelonesa de Sentmenat. Allá están aparcadas las máquinas que no andan wasmosa vilardelltrabajando. Los lagartos están moviendo tierras en el puerto, así que vemos el resto de la maquinaria.

Se trata de dúmpers extraviales Caterpillar, auténticos gigantes que parados (como los vemos nosotros) impresionan de lo lindo, e imaginamos que en pleno laboro deben ser fieros guerreros. Los Cat tienen una capacidad de carga de 50 toneladas y dan el do de pecho en pisos más firmes.

“Es un sector muy tocado por la crisis, pero la empresa está saneada. De otra forma sería imposible mantenerse, ya que aquí hay una inversión muy importante en maquinaria.

El mantenimiento es vital. La ponemos a punto nosotros, limpiamos, pintamos, lo básico para que funcionen correctamente”, nos detalla Joan.

En cuanto al futuro, nuestro invitado se siente seguro, no es para menos. A izquierda y a derecha le escoltan sus dos hijos (Martí y Joan) de doce años, auténticos apasionados y entendidos de todo lo que lleve gasolina. La cuarta generación de transportistas Vilardell se está cociendo, las brasas ya están puestas, el relevo está asegurado.

Arículos relacionados

Jose Mari Iriarte comenzó su actividad en el transporte con su padre. En los 44 años que lleva en la profesión ha pasado de poseer un Pegaso Europa 170 a regentar una gran empresa con actividades en lugares tan diversos como el País de Gales o Polonia.

Ahora toca saborear la tranquilidad del momento dulce, pero no siempre fue así. La crisis lo arrasó todo, y Piri Express tuvo que renacer de sus cenizas cual ave Fénix. Jose Campaña, su responsable, gestiona una flota de 32 camiones siempre a punto para satisfacer las necesidades de sus clientes.

Únete a los comentarios

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comments

Pin It on Pinterest

Shares
Share This