Walter: El camionero carretillero

19 años moviendo carretillas da para acumular mucha experiencia. En el caso de Walter Keusch, nuestro protagonista, sirven para ser todo un maestro en esto de pilotar carretillas elevadoras. De hecho, ha sido campeón de la Copa de España de Carretilleros, competición organizada por Linde, el fabricante de estas máquinas y empresa para la que trabaja. Con el título de campeón nacional en el bolsillo también ha participado en la final mundial representando a nuestro país. Ahí es nada.

Hijo de transportista alemán, Walter dDAF Rossi decoradoe bien pequeño ya decía que “no caería tan bajo de ser camionero. Sí que me gustaban los camioneros, me encantaba la mecánica, las motos, la Fórmula Uno. Pero claro yo no veía a mi padre. Se pasaba toda la semana fuera de casa, seis días haciendo internacional, todo el día en la carretera. Siempre trabajando y nunca había dinero. Eso era lo que no me gustaba”.

Pero Walter se hizo mayor y se dio cuenta de que el mundo del transporte era algo más que hacer nacional o internacional. “Se podía trabajar cerca de casa”, apostilla. “De hecho, nuestro invitado duerme todos los días en casa a excepción de algún viaje largo que sale, para eso el camión va acondicionado con dos camas”.

La relación de Walter con el transporte está ligada directamente a Linde. “Llevo trabajando con ellos 19 años. Hay una relación muy especial. Cuando estamos aquí no somos TransWalter, nos sentimos Linde”, remarca.

A los 18 años se sacó el carnet de conducir y con una furgoneta empezó a repartir recambios para esta empresa de carretillas. A los 20 años se compró el primer camión, un Renault Midliner de 150 CV. Las cosas fueron bien, el trabajo no paraba de llegar. “Me compré un tres ejes. En poco tuve que comprar otra tractora y luego una góndola con grúa. En el transporte he crecido al lado de Linde”.DAF Rossi decorado

Walter tiene ahora un DAF 480 CV y un MAN con los que sobre todo realiza transporte de las carretillas elevadoras. “Desde las más pequeñas hasta la más grande que fabrican, que pesa 95 toneladas y que es la que se usa para mover los contenedores del puerto. Contenedores de 40 toneladas a 15 metros de altura”, nos cuenta nuestro protagonista.

Un signo identificativo de TransWalter es la decoración de sus camiones. Camión que compra, camión que decora. “Todos mis vehículos llevan motivos relacionados con las competiciones del motor. Lo llevo en las venas”. Un ejemplo de ello es el DAF que destacamos este mes en estas páginas. Al lado izquierdo, el Mini WRC de Dani Sordo.

“Es una foto que vi en una revista saltando un badén en un rally. Cuando quieres decorar un camión, no paras de mirar fotos en las revistas. Ésta me gustó”, apostilla Walter. Pero la parte que más le agrada es la de la derecha. “He querido rendir un tributo a Valentino Rossi. Soy un fan del piloto italiano. La aerografía recuerda su paso por las tres marcas (Honda, Ducati y Yamaha). En el Scania ya lo tenía, aunque en ese caso en una curva emparejado con Carlos Checa”.

El detalle de la decoración lo pone la trasera del DAF. “Aquí he puesto la máquina más grande que fabrica Linde, la de 95 toneladas. Es poderosa y la he querido dibujar cogiendo la luna, el universo, como diciendo ‘movemos el mundo’”.

DAF Rossi decoradoPara decorar este camión, Walter ha optado por los tonos grises y blancos. “Era la primera vez que lo hacía, pero creía que quedaba diferente, elegante. Lo decoré en cuanto lo estrené, aunque ya lo compré con tres años. Estoy contento de su mecánica. El camión va cambiando de chófer en función del tipo de trabajo. Éste va con cambio automático y el MAN es manual y además lleva grúa. A mí me gusta más el DAF, aunque prefiero el cambio manual. Reconozco que para moverme por aquí es muy cómodo, pero en situaciones adversas con lluvia y rampas es mucho mejor el manual. Ahí se nota la pericia del conductor”.

“En este mundo hay que hacer de todo. Nosotros transportamos las carretillas, las cargamos a la góndola, las descargamos y a los clientes que no las conocen les explicamos cómo funciona la máquina. Todo eso hace que tengamos que demostrar nuestra pericia al volante, es un trabajo muy técnico, muy delicado”.

19 años llevando las carretillas Linde ha supuesto acumular una pericia que le ha llevado a convertirse en campeón de la Copa Nacional de Carretilleros 2014, una competición liderada por Linde y que tiene como objetivo destacar el papel de los carretilleros y la importancia de una conducción responsable de las carretillas elevadoras.

“Esto para mí es prestigio, sobre todo teniendo en cuenta que me dedico al transporte de carretillas elevadoras. Ganar el campeonato significa que el que me contrate está pagando servicio, profesionalidad, seguridad y tratar con mimo las máquinas”, concluye nuestro invitado.

Desde aquí sólo nos queda decirle aquello de suerte, valor y al toro. Nunca mejor dicho.

Arículos relacionados

Únete a los comentarios

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Pin It on Pinterest

Shares
Share This