Volvo FH16, “Underworld”

SOLO CAMIÓN atendió la petición y acudió a la cita mediado el primer sábado de julio sin saber que lo primero que uno iba a escuchar era al camarero de la famosa Taberna de la Cuarta Esquina de Calahorra recitando pura poesía riojana: “De segundo, espalda de cabrito o cochinillo al horno”. Elegido el segundo verso, al igual que podía haber escogido el primero, la segunda de mis sorpresas fue compartir mesa con comensales camioneros de altura, como Poyo, Espinosa o Santolaya.

A Carolina no la cito en primera instancia porque camionera de oficio no es, pero en una tertulia sobre cualquier avatar del transporte os aseguro que callada no se queda. Con su marido, Miguel Ángel, comparte el gusto por la carretera, y de igual manera te puede hablar de la vez que intercambió impresiones y simpatías con el piloto Antonio Albacete como de que es capaz de distinguir un modelo u otro de vehículo por el sonido que emite.

Volvo FH16Miguel Ángel, él sí, comenzó a conocer los camiones hace ya mucho tiempo, pues con 15 años ya se subía a una cabina y el remolque familiar para ayudar en el reparto de muebles por Andalucía, Galicia y Asturias.

En el servicio militar obtuvo el permiso de conducir, y su primer viaje, ya con el carnet canjeado para uso civil, fue con su tío Julio en una cosechadora. A partir de ahí ya fue un no parar, primero con un Mercedes 1748, para luego pasar por un Iveco y varios Scania, con los que hizo ruta también por Francia y Portugal.

En 2004, ya entrado en sus 30, decidió dejar atrás la empresa familiar e instalarse por su cuenta con un Mercedes 1948, al que siguió su primer Volvo, un Ocean Race, como paso previo a su vampírico Volvo actual.

Siempre admiradores de los decorados, Miguel Ángel y Carolina se dejaron llevar por la ola tuneadora de su buen amigo Espinosa: un foquito aquí, un escape allá y una chimenea acullá. Al empezar a frecuentar concentraciones no tardaron Volvo FH16mucho en animarse a decorar su Volvo, aunque sí tenían claro que no querían colorines.

Su tono favorito, el negro, no sólo se tenía que hacer notar en la chapa de este FH 16, sino también en su leitmotiv, así que optó por rotularse en ella a los protagonistas de una saga, la de Underworld, con protagonistas a los que el blanco y el fucsia, por poner un par de colores al azar, les sienta fatal.

Vampiros, hombres lobo y otras razas híbridas se dan cita en una decoración que suscita cierta turbación visual, por la que es admirada allá por donde pasa, vuela o se aposenta, como esperando que los personajes que la protagonizan pudieran mutar de un momento a otro.

“Mi idea primera –afirma este logroñés de 40 años– era la de decorarlo como el Scania Triple X R730 Longline V8 de Michel Kramer, pero en cuanto lo vi ya la descarté, porque ante todo pienso que lo que uno busca en esta vida, y más cuando se trata de decorar tu camión, es la originalidad. Eso sí –reconoce–, conducir este camión, cuyo piloto creo que es de Holanda, no puedo negar que sí me gustaría”.

Volvo FH16Miguel Ángel y Carolina acuden juntos a las concentraciones y tienen claro que es su unión la que les da la fuerza. Este año estuvimos en Torrelavega y también en el circuito de Nogaro –nos dice Carolina–. Disfrutamos mucho viajando juntos, pero el presupuesto es el que es, aunque parece que poco a poco se puede ir saliendo cada vez más”.

Ambos tienen claro que su camión está para trabajar, pero también para que lo disfruten los demás a su paso. Llevar el vehículo siempre limpio es su propósito a diario, porque el negro es un color menos sufrido de lo que a algunos les pueda parecer.

Empieza a caer la tarde, y aunque nos encontremos en plena luna creciente y queden varios días para que sea llena, nos vamos despidiendo de este Volvo, por lo que pueda pasar al entrar la noche. ¡Auuuuuuu!

Arículos relacionados

Únete a los comentarios

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Pin It on Pinterest

Shares
Share This