Volvo FH13 540 CV de Elías Iglesias, purasangre asturiano

Este asturiano se inició en el transporte como chófer con apenas 20 añitos al volante de un Barreiros 300. Enamorado de su profesión, por aquel entonces todavía de novios con su mujer Henar, ya conoció la decoración en los camiones.

Volvo FH13 Elías Iglesias“A Velasco lo conozco desde que era chófer, era vecino de mi mujer. Lo veía muchas veces en su taller trabajando, y siempre quise personalizar los que fueran míos. El camión debe decir de quién es, marcar tu identidad”, afirma Elías. Tras seis o siete años de recoger la experiencia necesaria, Elías Iglesias decidió establecerse por su cuenta como autónomo con 26 y compró su primer camión, un Volvo F12 blanco y azul que pintó igual que el de su amigo, Raúl Pérez Abello.

A pesar de que su intención era decorarlo, pues su sueño era conducir un camión desde el que se le reconociera allí donde estuviera, el destino no lo dispuso así, pues cargado hasta las trancas de lavadoras Balay, tuvo un grave accidente del que, afortunadamente, salió ileso, aunque la cabina del camión hubo que reemplazarla.

Precisamente ahí, tras ocho años con el F12, entraba en escena su FH12, que aparecía en la revista en el Volvo FH13 Elías Iglesiasnúmero 118 y en el que el blanco era reemplazado por el rojo que ha conservado hasta hoy en todos los camiones que le siguieron. El entonces jovencísimo transportista también iniciaba una tradición, la de decorar todos los camiones con motivos asturianos; un mapa de Asturias y su bandera, una asturiana y dos porruanos con el traje regional típico configurado en el siglo XIX, y que a día de hoy se ha conformado como Bien de Interés Cultural (BIC).

Aunque reconoce que llevar el camión decorado exige mucho, pues quita más tiempo de estar con tu familia, porque hay que cuidarlo, mimarlo y mantenerlo limpio. “Roba mucho tiempo, entre una u hora y media cada dos días para llevarlo perfecto”; a pesar de ello, reconoce que ni se le pasa por la cabeza comprar un nuevo camión y no decorarlo. “Es un caprichín que tengo”, concluye.

Elías reconoce que es una profesión dura y que debe gustarte mucho para iniciarte en ella, pero, según su experiencia personal, dedicado al transporte nacional y tras haber realizado algunos pinitos en el transporte internacional anteriormente, a sus 56 años, al echar la vista atrás, confiesa que lo es más para su familia que para él: La mujer de un camionero debe estar hecha de una pasta especial, debe ejercer de padre y madre, a Volvo FH13 Elías Iglesiasla vez. Cuando mis dos hijos, Sergio y Lorena, eran pequeños, me iba que todavía estaban en la cama y regresaba a casa que ya volvían a estar acostados”, y es que a este camionero le gusta mucho su profesión, pero es bien consciente de ser un privilegiado; su mujer Henar se ha encargado de la familia.

Eso no le impidió estudiar y sacarse la capacitación como transportista, mientras su marido ejercía como tal, y juntos han montado un tándem en el mundo del transporte que ve su culminación este mismo año con la formación de una agencia de transporte, Transhenar.

En la actualidad, ambos con sendos títulos de capacitación y con los hijos mayores y criados, cuentan con sus respectivas empresas de transporte, él en su camión y ella con su empresa, pues Elías se ve obligado a derivar algunos portes a autónomos colaboradores. En la actualidad, Transportes Elías Iglesias trabaja siempre para las mismas empresas, que cubre la ruta entre Asturias y Zaragoza. A la ida, lleva chapa para Metales y Laminados de Hierro, S.A. (Metalasa), empresa asturiana, y a la vuelta suele cargar colchones o snacks de la empresa Jumpers, en Ejea de los Caballeros (Zaragoza).

Hasta llegar al FH13

De los cuatro camiones que ha tenido, solo uno se desmarcó de la casa madre sueca. Fue un Mercedes-Benz Volvo FH13 Elías IglesiasActros en el que se apreciaba el Naranjo de Bulnes a un lado y un típico hórreo asturiano, una construcción que hace las veces de despensa y protege los alimentos allí almacenados de humedades y animales. A pesar de estar contento con su Actros, solo lo tuvo durante siete años y volvió a Volvo, pues la media que mantiene sus camiones suele ser de alrededor de unos diez años.

En esta ocasión, para su recién estrenado Volvo, Elías, junto con Velasco, tras ver muchas imágenes, optaron por un caballo que desde el primer momento le pareció bellísimo y un oso del Cantábrico de noble mirada, ambos sobre la silueta de dos Cruces de la Victoria representada en el escudo heráldico de Asturias.

Volvo FH13 Elías IglesiasEl semirremolque ligero Kögel también ha sido personalizado, al conformar un conjunto todavía más llamativo, si cabe. Si te cruzas en la carretera con Elías, seguro que lo reconoces, y si te mantienes detrás, también, pero cuidadito con un simpático Don Pelayo que protege la mercancía del semi. Desde aquí, desearle buena ruta a este veterano de la ruta nacional.

Arículos relacionados

Pin It on Pinterest

Shares
Share This