TransVilleza, transporte de paja

Nos acercamos a la leonesa Valencia de Don Juan y somos recibidos por un aguacero de esos que no dejan ver la carretera más allá del capot. Viajamos lentos, la meteorología no permite otra cosa. Aún nos quedan 23 kilómetros hasta llegar a la localidad de Laguna Dalga. Allá tiene que descargar paja nuestro protagonista: José Antonio de Prado.

281_profesion_transvilleza_07Hablamos con él por teléfono y pone en seria duda la viabilidad de llevar a cabo el reportaje. No sólo por la lluvia que cae, sino por el lugar donde tiene que descargar, enfangado hasta los topes. Llevamos casi 800 kilómetros y sería una verdadera pena no poder realizarlo. Confiamos en que el líquido elemento nos dé una pequeña tregua.

Costó un poco pero al final los astros se alinearon para que José Antonio pudiera descargar la mercancía. Nuestro invitado se encarga de abastecer alimento a las vacas de los ganaderos de la zona. “En este viaje llevo 48 paquetes de paja, unos 13.000 kilos”, nos cuenta, mientras nos continúa explicando que fue su padre el que “empezó con este trabajo.

Somos de Villeza, un pequeño municipio de León. Allí, mi padre se dedicaba a comprar a los agricultores paja, cereales. Transportaba lo que había adquirido y lo vendía a los ganadores de la zona. Recuerdo que el primer camión que llevó fue un Avia 5000.

Poco a poco fue ampliando la flota de vehículos. Un Pegaso tres ejes, luego un cuatro ejes. “Ese camión lo compró cuando empecé a trabajar yo con 18 años. Siempre hacíamos lo mismo, transportábamos lo que comprábamos”.

281_profesion_transvilleza_08“Aunque nunca me desvinculé de mi negocio de compraventa de forraje, por el año 1992 compré mi primer camión, un Scania 143 400. Empecé a hacer nacional hasta que conocí a un chaval de Valencia de Don Juan que me vendía un piso móvil. Lo compré, empecé a trabajar y me afinqué en este pueblo.

Poco a poco yo también fui ampliando mi flota. Llegué hasta los ocho camiones. Todos son Renault, cuatro Premium y otros tantos Magnum, nos cuenta José Antonio.

“Está claro que hay mucha crisis, pero afortunadamente a nosotros no nos falta el trabajo”. Nuestro protagonista nos cuenta que sus dos principales son dos compañías con base en Valencia de Don Juan: Garnica Plywood y Ceranor. La primera es especialista en la fabricación de contrachapado de chopo, del que se abastece por las grandes plantaciones de la ribera del Esla. Mientras que Ceranor es una empresa pionera y líder en la fabricación de productos de cerámica estructural para la construcción.

281_profesion_transvilleza_04De este modo y ya sea cargando ladrillos o transportando madera, TransVilleza comienza sus rutas en esta localidad leonesa. Sus destinos habituales suelen ser Burgos, Logroño, Bilbao,…

Desde allí y una vez descargados, el retorno siempre lo hacen con paja, alfalfa, abono para suministrar a los ganaderos. “Por suerte, mis camiones nunca se mueven en vacío. El negocio de la compraventa de paja es un perfecto complemento para los retornos”, apostilla.

Paja mojada

Con unos nubarrones que presagian otro nuevo chaparrón, José Antonio acciona su piso móvil para que David Martínez, el ganadero de Laguna Dalga, vaya descargando los fardos de paja. Rápidas maniobras de ida y vuelta para dar alimento a sus 240 vacas.

281_profesion_transvilleza_06“José Antonio viene dos o tres veces al año y nos abastece de paja, hierba y alfalfa. Estamos padeciendo una grave crisis, pero debemos continuar con el negocio que hace 60 años empezó mi abuelo, Mateo Martínez”.

Algo similar le ocurre a José Antonio. En su caso, la crisis le está pasando de refilón. Su esfuerzo le cuesta. De hecho, lo vemos continuamente pegado al teléfono móvil, no hay momento que descanse. Hay que organizar las rutas. Las cargas y descargas deben quedar hilvanadas. Ningún camión puede quedarse sin retorno. Son los caminos de ida y vuelta.

Arículos relacionados

Jose Mari Iriarte comenzó su actividad en el transporte con su padre. En los 44 años que lleva en la profesión ha pasado de poseer un Pegaso Europa 170 a regentar una gran empresa con actividades en lugares tan diversos como el País de Gales o Polonia.

Ahora toca saborear la tranquilidad del momento dulce, pero no siempre fue así. La crisis lo arrasó todo, y Piri Express tuvo que renacer de sus cenizas cual ave Fénix. Jose Campaña, su responsable, gestiona una flota de 32 camiones siempre a punto para satisfacer las necesidades de sus clientes.

Únete a los comentarios

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Pin It on Pinterest

Shares
Share This