Tatra 1843 S, desmontar y montar

La propuesta de este mes se centra en la personalización de una maqueta de la colección “Camiones de antaño”, que ya viene montada a una escala 1:43. Se trata de un viejo Tatra que hemos querido curtir un poco, para que parezca que todavía está en activo en alguna cantera, oxidado por las inclemencias del tiempo y el paso de los años, así como sucio y embarrado.

TatraEn esta primera fase, desmontamos el camión por completo para volver a realizar el esquema de pinturas en el chasis, la cabina, el interior, el volquete, los cilindros hidráulicos; con la ayuda del estañador, desmontamos los cristales, los focos y las antenas e intermitentes.

Con los colores azul y blanco en mate ambos, intentamos emular el color base que tiene el camión nuevo en la cabina. Una vez logrado el tono adecuado, con un pincel muy fino vamos dejando algunos chorretones estratégicamente colocados para dar precisamente la sensación de desgaste.

Tras este primer paso, con el verde y el negro mates, intentamos alcanzar el mismo color original de las cartolas, y repetimos la misma acción, dejamos algunos chorretones para lograr la sensación de desgaste. Con los pasos anteriores chorreteados a partir del blanco y negro, queremos conseguir diferentes tonalidades de desgaste, unos más claros y otros más oscuros que los colores base de fondo.

Llegamos al chasis

Mientras, con el color gris medio, siempre en mate, mojamos un pincel de punta plana y aplicamos la técnica del pincel seco. A base de dar pasadas con el gris conseguiremos volumen en los relieves, y en otros, oscureciendo el gris con negro, para dar profundidad a los pliegues.

TatraPara finalizar esta fase del chasis, mezclaremos el negro y el rojo mates en la paleta de colores, en ocasiones más negro y en otras más rojo. Con un pincel del diámetro de una aguja de coser le daremos puntaditas en la chapa de la cabina, en aquellos lugares donde un camión es más propenso a oxidarse con los años.

Una vez diseminados esos puntitos de diversos tonos rojizos, los estiramos con otro pincel mojado en aguarrás y con la misma inercia de la gravedad imitan los chorretones de óxido perfectamente.

Llega el momento de fabricar todos los elementos que deseemos incorporar, como matrículas de fabricación casera, escape con un palo de Chupa-Chups, tarjetas de transporte, la velocidad máxima de 80 en la trasera, etc. Y aplicamos la misma técnica con el gris y el negro sobre los cierres y la armadura de las cartolas para dar profundidad al conjunto.

Una vez está el camión pintado y personalizado al gusto, pasamos a armarlo volviendo sobre nuestros pasos.

Más trucos
Más trucos

Últimamente, en algunos modelos de maquetas armados, nos encontramos con que para poder desmontarlos, los fabricantes están introduciendo unos tirafondos que poco tienen que ver con los destornilladores convencionales, y que emplean una cabeza de tres lados. Para estos casos hemos improvisado un destornillador casero que nos servirá para separar estos fondos de las carrocarías. Utilizamos una lima de tres lados planos de unos 10 cm de largo y una punta de hierro de unos 6 cm de largo. Cortamos la punta para dejarla plana y con la ayuda de un esmeril o rotaflex afilamos la punta en forma de tres lados para que encajen con la forma del tirafondo. Mediante una mordaza o prensa, hacemos en el otro extremo una forma de cachaba, de este modo, ya hemos fabricado un destornillador.

Arículos relacionados

Unimos lo mejor de tres camiones para alcanzar este IFA volquete 6x6 listo para trabajar en cualquier obra que se precie. Aunque la denominación la conserva por la cabina, este trabajo cuenta con elementos de un Tatra y de un Barreiros.

Únete a los comentarios

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comments

Pin It on Pinterest

Shares
Share This