Aislados en los valles inaccesibles por los altos montes del Atlas, los bereberes no están demasiado unidos al mundo exterior. Son los camioneros que se aventuran por las más elevadas pistas quienes sirven de enlace. Aún más, el camión es el único ‘salvavidas’ para toda una población olvidada por las autoridades de un país en pleno esplendor económico.

Pin It on Pinterest