Del gris con el que vino de fábrica a su original diseño posterior, de exquisitas geometrías y colores Transastur, marca de la casa, mediaron 18 días en los que Sebastián Hidalgo, como quien dice, hizo vida en el taller junto a su Volvo.