El entusiasmo no es algo que se aprenda, pero, para aprender, tener entusiasmo es una premisa fundamental. Si el brillo en los ojos no se consigue en ninguna sala de operaciones, compartiendo con el joven Sergio una mañana te das cuenta de lo sencillo que a veces resulta ser feliz.

Pin It on Pinterest