Nos subimos al Ebro D150 de Víctor y Jesús Palacios. Su atrezzo es la culminación de un respeto cabal por su configuración original, desde su motor Perkins hasta la cabina abatible, el chasis o la carrocería.