Nuestro protagonista, este Pegaso 1063 del año 1967, estuvo abandonado en una campa de Aranda de Duero hasta que Javier Martínez decidió invertir en su restauración.