Scania Winter 2017, área de Trysil, Noruega

Durante el invierno pudimos probar cómo los noruegos se adaptan a las situaciones más complicadas para la conducción, al hacer que la circulación sobre nieve y hielo se convierta en lo rutinario, lo normal, lo de cada día, o, mejor dicho, lo de cada noche y crepúsculo. Es impresionante ver cómo se enfrentan a esas Scania Wintercarreteras heladas con la misma tranquilidad con la que nosotros circulamos sobre asfalto seco.

Para demostrarnos que es posible llevar una vida cercana a la normalidad en unas condiciones extremas, Scania puso a nuestra disposición un gran abanico de modelos y configuraciones diferentes, rígidos y articulados, todo un despliegue de unidades para que nadie se quede con las ganas de probar lo que más le interesa. Nosotros destacaríamos de entre todos, los 25,25 metros, todavía extraños en nuestro país, pero con los que debemos empezar a familiarizarnos.

También un vehículo militar Scania P93 4X4 del año 1992 con muchos kilómetros a sus espaldas, que nos hizo sentir cómo eran las cosas antes de la llegada de las cajas automáticas. Pero, sin duda, la estrella fue el nuevo Scania de la serie S, y en concreto su modelo con motor V8 de 730 CV y par motor de 3.500 Nm. El resto de los modelos pasan por vehículos más típicos tipo tráiler, rígidos con diferentes configuraciones de ejes y equipo. En el terreno de las nuevas tendencias medioambientales teníamos a nuestra disposición un vehículo híbrido con motor eléctrico y biodiésel de 9 litros con 320 CV y otro de gas con 280 CV con caja de cambios Allison. Como curiosidades también pudimos disfrutar de la sensación que se tiene al pilotar una quitanieves y enfrentarse a las grandes moles de nieve.

Circuito bajo cero

Por supuesto, circular por estas carreteras no es posible sin contar con un mínimo de equipamiento exigido por la normativa del país. Es obligatorio disponer de las cadenas correspondientes, en el caso de un tráiler de 5 ejes es obligatorio llevar seis cadenas, además de los neumáticos homologados para nieve. Scania WinterLlevar arena también es obligatorio, algunos de los modelos probados disponían de un depósito de arena situado delante del eje motriz; cuando el vehículo pierde adherencia, esta se libera para proporcionar una superficie de agarre al neumático.

Scania nos habían preparado diferentes rutas con el fin de probar los sistemas que incorporan cada una de las unidades a nuestra disposición. El principal circuito se desarrolla a través de carreteras abiertas al tráfico. El primer tramo ya impresiona, unos 10 kilómetros en descenso en los que alcanzamos la misma velocidad de crucero que por cualquier carretera convencional de nuestro país, 80 km/h, con la diferencia de que estamos circulando en carreteras heladas. No, no nos hemos vuelto kamikazes. A nuestro lado nos acompaña un conductor experimentado en este tipo de carreteras, un noruego que se ríe cuando le preguntamos, ahora que vamos a 80 km/h, en descenso, ¿qué pasará cuando quiera parar esta mole de 25,25 metros con una masa de 60 toneladas? Para él es de lo más habitual este tipo de situaciones. Es el momento de explicarnos los diferentes sistemas que posee el vehículo para garantizar la seguridad del transporte. Lo primero que nos comenta es la importancia de una conducción lo más anticipada y preventiva posible, suavidad con el acelerador, y mucha más suavidad con el freno.

Scania WinterEl freno motor del imponente V8 controla el descenso de forma precisa, sin necesidad de utilizar el retarder ni los frenos de servicio. La temperatura desciende en un tramo de tan solo 8 km de -1° a -17° y, por supuesto, las condiciones de la carretera también. Gracias a la dotación de los neumáticos para nieve, Continental HSW2, la circulación se realizó sin problemas.

Otra parte de la ruta en la que nuestro acompañante, hombre de las nieves, decide ponernos a prueba, consiste en desviarnos de la carretera convencional y adentrarnos a través del bosque por una carretera secundaria. El color blanco es el predominante, incluso debajo de nuestras ruedas. Nuestro acompañante va tranquilo, sabe que aquí entra en funcionamiento el sistema de control de tracción. Este sistema se puede dejar que actúe de forma automática o bien accionarlo a voluntad desde un pulsador en cabina. Actúa como un distribuidor de energía, trasladando la fuerza del motor a la rueda que ejerce u obtiene más agarre.

De esta forma se evita que el impulso ejercido por los 730 CV de nuestro vehículo se nos pierda por una de las ruedas. Para prevenir el deslizamiento y la pérdida de adherencia, otros modelos incorporaban un sistema de cadenas colgantes. Este sistema consiste en dos brazos de accionamiento mecánico instalados Scania Winterbajo el chasis del vehículo; cuando el conductor lo ve necesario, acciona el sistema que traslada las cadenas bajo los neumáticos de las ruedas tractoras, de esta forma pasa a tener un agarre sobre cadenas solo en los momentos de necesidad y la circulación del vehículo puede continuar sin interrupciones, combinando carreteras con o sin nieve.

Este circuito también lo realizamos con el Scania híbrido 320 G, un vehículo destinado a la distribución en el interior de ciudades. Posee un motor de 9 litros alimentado por biodiésel y un motor eléctrico situado entre el motor y una versión especialmente concebida para este modelo de la caja de cambios Opticruise. Lo más destacable es su circulación en modo silencioso, el nivel sonoro se mantiene por debajo de 71 dB. Es un vehículo que no tardaremos en ver en la distribución en nuestras ciudades, sobre todo en los horarios nocturnos. Otra de las soluciones medioambientalmente sostenibles de los vehículos puestos a nuestra disposición en este evento es el P 280 4X2. Con motor de gas GNC, acompañado de una caja de cambios Allison, es también un perfecto competidor en la distribución urbana. Scania demostró que los vehículos medioambientalmente sostenibles son capaces de enfrentarse a las situaciones más extremas e incorporar los medios de seguridad necesarios para defenderse igual que sus semejantes con motores diésel.

Otra de las pruebas que realizamos es la de frenada extrema. Con 520 CV, una configuración de ejes 8X4 y cargados al máximo, ponemos a prueba los sistemas ABS y ESP. En una pista helada nos lanzamos a 50 km/h y procedemos a hacer una frenada de emergencia. El ABS y el ESP nos mantienen en el carril durante más de los 150 metros en los que nos desplazamos sobre el hielo.

Scania WinterLos circuitos fuera de carretera estaban reservados para los P450 6X6, con cajas de cambio automática Allison. Estos vehículos estaban dotados con cadenas en el primer eje del tándem trasero; las dimensiones de las cadenas ya hacían prever qué tipo de circuito nos esperaba. Con más de medio metro de espesor de nieve y desniveles que en algún lugar te hacían disfrutar del cielo de luz tenue que nos acompañó durante toda la jornada, mientras que en otras ocasiones parecía que nos tendríamos que abrir paso con el propio parachoques del vehículo.

El Scania Winter es un evento digno de ser disfrutado y un fantástico laboratorio de pruebas, donde los vehículos deben enfrentarse al frío y a una circulación no convencional, y las cajas de cambios y los sistemas antideslizamiento se hacen los protagonistas exclusivos del día.

Arículos relacionados

Pin It on Pinterest

Shares
Share This
Apúntate al newsletter

Apúntate al newsletter

Recibe cada semana nuestras noticias.

¡Gracias por suscribirte!