Scania R580 de Prisco del Hierro, impulso de juventud

Reconoce que, a su edad, no es lo normal. Vehículo propio, un modelo de alta gama, customizado, y él con apenas 25 años de edad. “O tu padre ya tiene camión o, si no, es imposible”, admite Prisco del Hierro. Pese al apoyo familiar, lo cierto es que este joven vallisoletano ha sabido responder a la oportunidad que en su día le brindó su padre. No le tembló el pulso –le corre por la sangre tanta ilusión camionera como hemoglobina– y se está dejando hasta la última gota de dedicación. En cuanto pudo se sacó el carnet. Y al poco ya estaba fogueándose en una empresa. “Los primeros dos años Decorado Scania Prisco–explica– trabajé de chófer. Me dije: si tengo que romper un camión, que sea el de otro, no el de mi padre”, nos explica Prisco dejando escapar una risa tan pilla como honesta.

Dos años con un frigo haciendo a diario Valladolid-Madrid son suficientes para saber si este oficio es para uno o si se ha equivocado de pleno. En el caso de nuestro protagonista, esta primera etapa fue la de la confirmación: de pequeño disfrutaba subiéndose a la cabina de su padre (Prisco de nombre, también), gozaba viajando con él, y ahora estaba cumpliendo el sueño de niño. Además, de nuevo junto a su padre. Un Scania R580 nuevo y a currar. Se puso de autónomo a trabajar con él haciendo Valladolid-Valencia con una lona, a la contra. De bajada, madera de chopo, y de subida, grupaje. “Esta vida es la que yo he mamado en casa. Estaba claro que es a lo que me iba a dedicar”.

El placer de lucirlo

Con el primer vehículo propio llega también la consecución de otra pasión, la de los decorados. “La verdad es que nunca pensé que iba a tener un primer camión como este”, reconoce Prisco. “Ya no solo por el decorado, sino también porque es un muy buen modelo y no es normal que lo lleve un joven. Pero Decorado Scania Priscotodo ha ido rodado: compramos este camión, me junté con otros conductores jóvenes, empezamos con el tema de los decorados, y a la que me di cuenta, lo poco que ahorraba se iba en el camión”.

Nuestro entrevistado cuenta que tenía claro cómo quería customizar su Scania. Llegó de fábrica blanco y su padre le marcó dos únicas condiciones: que si le añadía algún color, tenía que ser solo azul, y que el gasto no saliera de su bolsillo (del padre). El resto le daba igual. “A mi padre nunca le ha llamado la atención este mundillo”, explica Prisco.

“Y ahora va por ahí enseñando la foto, diciendo: ¡mira qué camión lleva mi hijo!. Porque, después de todo el proceso de customización, lo cierto es que el vehículo llama la atención. Primero, el rotulista colocó los vinilos, con su nombre en la visera y los dos grifos coronados en los laterales, e inmediatamente después se instaló la barra de focos, las barras laterales y algunos detalles pequeños. Pasó un tiempo y Prisco abordó la segunda fase: la defensa delantera y el paragolpes trasero. Y entre medias, todo el despliegue de pilotos: “Eso lo he ido haciendo yo durante los fines de semana, cuando tengo tiempo. Y ya no le pongo más salvo que se fundan”. El esfuerzo ha merecido la pena y, aunque reconoce que tiene en mente alguna customización más para el futuro, de momento el R580 se va a quedar como está. “Esto no se acaba nunca. Es un pozo sin fondo, tanto de dinero como de tiempo. Un vicio, pero de los caros”, dice mientras suspira.

Decorado Scania PriscoPese a todo, nuestro protagonista no se arrepiente de nada. Le brillan los ojos cuando le pregunto por las concentraciones de camiones, a las que suele ir con sus colegas del JDC (Jóvenes del Camión) y con su pareja, Jenny, quien, pese a descubrir este mundo hace poco, se ha enganchado como la que más. “Gané el premio al mejor decorado en Écija y a la mejor iluminación en Pola de Siero”, explica orgulloso. “Pero te digo una cosa: cuando más contento me pongo es cuando veo a la gente haciéndole fotos en las áreas de servicio. A mí me gusta lucirlo y mientras ceno lo dejo con las luces dadas. La gente alucina. Y cuando me ven llegar, tan joven, pues flipan más”. Son 580 CV de camión, pero, sobre todo, puro impulso de juventud.

Arículos relacionados

Pin It on Pinterest

Shares
Share This