El Scania del Polo Norte y Copito de Nieve

Su familia siempre se ha dedicado al transporte. No ha conocido otra realidad ni ha querido hacerlo. Desde bien pequeño, José María Ortiz ya soñaba con conducir un camión como lo hacía su padre, que se dedicaba al transporte especial. Sus tíos y, posteriormente, sus primos también siguieron los mismos pasos.

Así que José María siguiera la estela familiar no llegó por sorpresa.

Ni siquiera se planteó jamás dedicarse a otra profesión que no fuera para alcanzar los carnets necesarios. Mientras trabajaba en una pastelería, o bien en alguna panadería, o almacén, lo hizo mientras su edad no le permitía ir a la autoescuela.

Era consciente dScania Copito de Nievee que era un momento de transición hasta lograr su sueño, poder estar al volante de su propio camión. “No me he planteado trabajar en otra profesión, quizás porque no he visto otra cosa”, confiesa Ortiz.

En la actualidad trabaja para el grupo logístico Carreras como autónomo y abastece en gran medida grandes superficies con este Scania decorado.

Con anterioridad, José María se había dedicado a realizar transporte internacional. Sus rutas actuales se centran en territorio nacional, como Madrid, Andalucía y el País Vasco sobre todo, y los alrededores de Barcelona, transportando alimentación en su mayor parte y suministrando a supermercados como Carrefour, Mercadona, entre otros.

José María, afincado en la pequeña localidad costera de Montgat, cambió el transporte de largo recorrido con el nacimiento de su primogénita, Alba. Tres años más tarde adquirió su segundo camión, este Scania 470 CV que decoró seis meses después.

Él y su esposa Conchi tuvieron un hasky siberiano, típico can que arrastra trineos en las zonas frías. Pero la mala fortuna quiso que les robaran el perro. Así que José María, al que siempre le han apasionado estos animales y las zonas heladas del hemisferio norte, tenía claro qué paisaje Scania Copito de Nievedebía decorar su camión recién estrenado.

Pero a Conchi le dolía demasiado la desaparición de su mascota y no podía ver plasmada su imagen a diario.

El tema central de la decoración de este Scania lo habían escogido, pero qué dibujar para expresarlo era lo que quedaba por perfilar. La decoradora decidió realizar un boceto con un par de osos polares en el lado izquierdo y una pequeña foca blanca en el derecho con un paisaje polar de fondo.

A ambos les gustó y siguieron adelante con el proceso. La parte trasera de la tractora quedó en blanco a la espera de nuevas ideas.

Más tarde, coincidiendo con el primer aniversario del fallecimiento del gorila blanco, Copito de Nieve, que habitó en el zoo de Barcelona hasta noviembre de Scania Copito de Nieve2003, José María pensó que el único gorila albino del mundo no desentonaría en la decoración polar de su Scania, y se pusieron manos a la obra para completar la decoración del vehículo.

José María está satisfecho de su camión y además le gusta su profesión: “Tengo mi camión más o menos a mi gusto y hago lo que me gusta”, admite Ortiz. Quizás lo que peor lleve de su trabajo es el exceso de tiempo fuera de casa y el escaso reconocimiento que recibe por su labor. Desde que naciera su segunda hija, Judith, todavía valora en mayor medida los escasos momentos que pasa con las niñas.

Por ello, en su camión también hay un hueco dedicado a ambas. Judith, incluso, llegue a seguir sus pasos, aunque con su corta edad sea temprano para decidir un futuro; le encantan los camiones e ir con su padre a lavar el camión.

José María reconoce que cuesta algo más de sacrificio llevar el camión decorado: “Debes llevarlo siempre limpio, puesto que, si no, no luce la pintura”, explica.

El Scania suma los ocho años y aunque alcanza el 1.190.000 kilómetros, Ortiz no contempla por el momento cambiarlo. Aunque cuando piensa en el siguiente, se lo imagina naranja metalizado y con caballos o lobos en sus puertas.

A José María le gusta llevar su llamativo camión, es parte de él y en gran medida explica una buena parte de su vida. Pero reconoce que a veces, también le causa Scania Copito de Nievealgunos inconvenientes. Sobre todo con la Guardia Civil, que han llegado a acusarle de llamar demasiado la atención.

A su parecer, su oficio, el de transportista, es uno de los más acosados, llegando en ocasiones, al abuso.

Otro aspecto que quisiera desmentir José María es la creencia generalizada de que cobran un dineral. “Es una afición como cualquier otra. Ni fumo, ni bebo, ni voy de bares, así que, lo que gasto en decorar el camión es fruto del ahorro”, afirma Ortiz. Desde aquí no nos queda más que desearle que disfrute de su Scania otros ocho años más.

Arículos relacionados

Únete a los comentarios

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Pin It on Pinterest

Shares
Share This