El Sava-Berliet GPS-12 de los Herguido

Hace casi dos años ya conocimos a los hermanos Herguido, Eduard y Claudio. En aquel reportaje traíamos a la palestra el Barreiros Super Azor, el por aquel entonces primer camión clásico restaurado por estos ilerdenses afincados en la localidad de Alcarràs. Ahora la flota de estas joyas de la Sava-Berlietrestauración ya va por los cuatros camiones, otro Super Azor, un 2626 y un Sava-Berliet, el que este mes engalana estas páginas.

“Al que le tenemos más cariño es al primer Super Azor, porque es el de la casa, con el que nuestro padre empezó. Pero por bonito nos quedamos con el Berliet, nos dicen al unísono.

Sobre gustos dicen eso de colores, pero es que la presencia que imprime este camión está fuera de toda duda. El camión de morro gusta mucho, “a todo el mundo le encanta”, señala Claudi, que apunta que por España quedarán como mucho media docena de estos camiones, que precisamente se fabricaron en la factoría Sava (Sociedad Anónima de Vehículos Automóviles) de Valladolid con licencia de la francesa Berliet.

Sava-BerlietConcretamente se trata del modelo GPS-12 de 1968, un tres ejes con caja de madera que ronda los 11 metros de longitud, un camión con un motor de 260 CV de potencia con carga de hasta 26 toneladas y que para época era un avanzado tecnológicamente hablando. “Tiene mucha fuerza, es un motor muy potente. Monta amortiguadores con barra de torsión, hidráulicos delanteros y freno individual en el eje central”, nos detalla Claudi.

Ya hace más de un año que los Herguido concluyeron la restauración, pero ya se sabe, el lío de los papeles no les ha dejado estrenarlo hasta hace escasamente un mes, cuando este Berliet salió de casa para exhibirse en la reunión de La Panadella, en un enclave perfecto para mostrar silueta.

No obstante, para llegar a este punto se ha trabajado mucho. “Muchos sábados, muchos domingos, muchas tardes, muchas horas libres las que hemos pasado. Más vale no contarlas”, nos apunta Eduard. Desde luego que el resultado vale mucho la pena.

Sava-BerlietTodo comenzó con una llamada recibida por Claudi de su amigo Xavier Maluquer, un enamorado de esto de los camiones clásicos. “En una web vio que lo vendían e insistió tanto que al final, y a pesar de que ya lo había comprado otra persona, pudimos llegar a un acuerdo. Estaba peor que destrozado”, detalla el mayor de los Herguido.

Llegado desde Cuenca, a este Sava-Berliet GPS-12, dedicado en sus tiempos mozos a llevar naranjas desde Valencia hasta París y otros mercados europeos, había que ponerlo en solfa. No tardaron en ponerse manos a la obra. Lo primero, quitar la caja y granallar. “Todo estaba tan sucio y oxidado que no se podía tocar nada”. Tras el granallado, la cosa se veía de otro modo. El Sava-Berliet quedó guardado en una nave y se pusieron con la mecánica; no hubo pieza que no se revisara. Con el chasis pintado, los Herguido llevaron el camión a un chapista de toda su confianza, “un chico muy profesional. Y además le gusta, porque si no es imposible hacer esta labor”.

Sava-BerlietPara rematar la jugada había que sanear la caja. Le pusieron las barras que faltaban, barnizaron la madera y lo dejaron en perfecto estado de revista. Un trabajo que queda redondeado con la restauración de la cabina. Tapizada en rojo y negro con una minuciosidad que bien se merece un aplauso. De su cosecha ha corrido el arreglo que han hecho en la cama, la han ampliado comiendo una parte a la cama y colocando una litera. “El camión original llevaba una cabina muy estrecha, con una banqueta para tres personas y un hueco al que entrabas a la litera, como si de un nido se tratara. Nosotros la hemos ampliado y hemos colocado la cama, que queda disimulada, si es necesario, con las cortinas que le han instalado”.

Y ¿ahora qué? “Pues ahora se acabó. Después del Sava-Berliet seguimos y restauramos otros dos camiones (un Super Azor y un Barreiros 2626 de 1972), pero están por homologar. Hemos estado año y medio con trámites de homologación con el Berliet y acabamos tan hartos que nos han quitado las ganas de seguir”. Esperemos que cambien de parecer y prometemos que más pronto que tarde mostrarles en nuestras páginas la labor llevaba a cabo con las joyas que ahora descansan en su casa.

Arículos relacionados

Únete a los comentarios

Pin It on Pinterest

Shares
Share This
Apúntate al newsletter

Apúntate al newsletter

Recibe cada semana nuestras noticias.

¡Gracias por suscribirte!