Peterbilt 389, una maqueta única

Los habituales a la sección diréis que poco tiene que ver este Peterbilt 389 con el que publicamos en el anterior número 281. Pues bien, ¿qué opinaríais si os dijéramos que aquel majestuoso Pete amarillo y éste son el mismo? Sí, sí, el mismo, tras algún que otro retoque, claro está, que a continuación os detallamos. Antes, queremos advertiros de que se trata de un montaje algo complicado, y Peterbilt 389que debido al tipo de herramientas empleadas, no recomendamos a menores sin la supervisión de algún adulto, ni a amateurs con inexperiencia en el uso de herramientas de carpintería.

En primer lugar, buscaremos un recipiente amplio, como una caja de galletas o parecido,para almacenar y poder recoger todo el despiece del camión sin perder ninguna pieza, puesto que deberemos desenroscar, con la ayuda de un destornillador de punta de estrella, todo el camión. El capot, los ejes delanteros y traseros, la cabina, el sleeper, el motor, el radiador, los filtros de aire, el salpicadero, los asientos, los cristales, las chimeneas, los depósitos de gasóleo, los parachoques, los espejos, etc. Es importante que os anotéis si habéis encontrado alguna dificultad al desmontar la maqueta, para tenerlo en cuenta a la hora de volver a armarla.

Hora de empezar

Una vez que tenemos todas las piezas, buscamos el capot, y con la ayuda de un rotulador permanente trazaremos la línea por la que cortaremos. Éste es un momento muy peligroso, porque los cortes los realizamos con una rotaflex con disco de corte, pues Peterbilt 389recordad que esta maqueta era de metal. Aun así, el metal es blando y no podemos sujetarlo en el sargento de trabajo, porque las marcas serían demasiado profundas debido a la fuerza de la mordaza, así que mucho cuidado. Con buen pulso y sin meter la máquina bruscamente para que no se atasque, seccionamos. Debemos realizar este paso con sumo cuidado, puesto que sujetamos la pieza con la mano que estará muy cerca del disco de corte, además de que el metal cogerá calor con la operación de corte. Así que armaos de paciencia y actuad con extremada cautela si seguís este paso.

Después separamos la cabina del sleeper y la despojamos de todos los accesorios para colocarla en el lugar que le corresponde en el chasis, junto al capot. Llega el momento de cortar el chasis con su nueva estructura, pues para esta transformación el original nos parece demasiado largo. Al tenerlo todo seccionado, es el turno del decapado de la cabina. Pintamos la cabina de color azul y el interior en negro y gris, y el chasis y el resto de los elementos en negro mate. Montamos la cabina y le fabricamos una protección de la parte trasera con un cuadrado de plástico evergreen que pintamos en el mismo azul del exterior del habitáculo. Sacamos las luces con pintura negra mate, mezclada en varias tonalidades con aluminio, marrón, rojo, tierra siena tostada, blanco y gris mate, hasta alcanzar el resultado deseado. Nosotros lo hemos envejecido y, según se mire, destrozado para alejarlo de la versión original, como si en una campa hubiera permanecido años y años.

Más trucos

Para extraer los cristales de este camión utilizamos el estañador de punta fina. Cuando esté bien caliente sólo debemos aplicarlo sobre los puntos de anclaje, con cuidado de no deformarlos. Con la mano libre, ejercemos palanca sobre el cristal para que se suelte. Eso sí, poco a poco y con suavidad, puesto que, si no, se rajará el cristal. Así podréis pasar a la fase de pintura, y una vez terminada, realizaremos la misma operación con el estañador para recolocar los cristales en su sitio.
Hemos despojado la cabina del sleeper, y en consecuencia hemos cortado el chasis, que a nuestro parecer quedaba demasiado largo. Para proteger la cabina hemos fabricado el cuadrado trasero con plástico evergreen.
El corte del capot, que lógicamente es opcional, es uno de los pasos que hay que llevar a cabo con extremada cautela, y que no recomendamos a inexpertos en el uso de herramientas de carpintería ni a niños.

 

Arículos relacionados

No es la primera vez que aprovechamos piezas de otras maquetas para alcanzar el resultado que tenemos en mente. En esta ocasión hemos unido este Fiat 643 con una cisterna que montaba un Volvo.

Únete a los comentarios

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comments

  • RAFAEL BERGA RUIZ 9 mayo, 2014 at 22:28

    Podrian haber hecho también otra maqueta del Peterbilt,protagonista de EL DIABLO SOBRE RUEDAS.

Pin It on Pinterest

Shares
Share This