Pegaso hormigonera, puro hormigón reciclado

Para lograr el aspecto de este Pegaso hormigonera hemos empleado tres maquetas de camiones distintas y le hemos dado un aspecto de camión trabajado. Las unidades de las que hemos partido son de una cabina del Pegaso de Altaya, desde la parte de Pegaso hormigoneraatrás de la cabina hasta la trasera del camión es un Pegaso Comet de la misma casa y, por último, la hormigonera está aprovechada del cajón de sastre.

La verdad es que ya teníamos ganas de currarnos una hormigonera, porque a lo largo de estos veinte años, no habíamos podido hacernos con ninguna. Cuando no fallaba una parte del proyecto, fallaba la otra. En definitiva, no nos acababan de gustar los acabados o no le veíamos posibilidad de aprovechar las piezas y encajar para una escala concreta. Con este Pegaso hormigonera, creemos haber conseguido el objetivo con un vehículo de muy buena calidad cromática y equilibrado, y destacamos que hemos tenido que emplear hasta tres camiones diferentes para llegar al resultado final.

El montaje

Una vez entrados en materia, comenzamos por la estructura, el chasis, del Cabezón; la parte delantera la cortamos justo por detrás de la cabina con la rotaflex, mientras que del Comet emplearemos desde la parte delantera de la cabina hasta la trasera. De este modo conseguimos la parte delantera del Cabezón y la parte trasera del Comet, con dos largueros y cinco travesaños. El depósito de gasóleo nos vale el del Comet, así como la caja de las baterías. Lo pintamos todo en tono gris oscuro.

Pegaso hormigoneraLa hormigonera y la estructura que la compone es de un juguete roto. Tiramos lo que no nos vale y lo acoplamos en el chasis, acotamos, marcamos y desbastamos con la rotaflex, para ir encajándola poco a poco, hasta conseguir que las proporciones se acerquen al objetivo de la configuración que buscamos. Cuando conseguimos encajar la hormigonera, la pintamos del mismo color gris oscuro que el chasis.

Por su parte, desmontamos la cabina por completo para dejarla como una cáscara de nuez, toda la cabina es un conjunto de hierro. Prestad especial atención al quitar los cristales, pues estos son muy quebradizos. Pintamos todo el exterior de color verde, mientras que el interior, asientos, salpicadero, litera, palanca de cambio y demás, lo hacemos en tono negro mate.

Tras pintar todo, cuba, chasis, cabina, llantas y demás, le colocamos las placas de matrícula, tarjetas y otros detalles que queramos incorporar para pasar al ensuciado de la unidad al completo.

El ensuciado lo hacemos con todo el camión armado y limpio, pero sin colocar las cubiertas. Pincel fresco con colores mate, negro y con verde oscurecido para unas zonas, mientras que aclarado con blanco y gris, el mismo verde para sobreponer aguas, con los colores base, oscurecidos y aclarados, en función de la zona que toque pintar.

Casualmente, la editorial Salvat ha sacado al mercado una hormigonera Pegaso bastante parecida a esta, pero la nuestra podría clasificarse como reciclada, pues la hemos obtenido de un juguete roto que ya no tenía ni su propia cabina.

Más trucos

Para extraer los limpias de esta cabina nos ayudamos del estañador, una vez desprovista del resto de los elementos. Desde el interior, con la ayuda del estañador y con la punta bien caliente, aplicamos calor a los limpias para que el hierro coja temperatura y libere los machos, y con una cuchilla plana hacemos palanca sobre el cristal y ya tendremos liberados los limpias.

Arículos relacionados

Unimos lo mejor de tres camiones para alcanzar este IFA volquete 6x6 listo para trabajar en cualquier obra que se precie. Aunque la denominación la conserva por la cabina, este trabajo cuenta con elementos de un Tatra y de un Barreiros.

Pin It on Pinterest

Shares
Share This