MYTEC; de cada día, un reto

Cuatro hermanos (Manuel, José Ricardo, Juan Carlos y Santiago) están al frente de Movimientos y Transportes Especiales Cànoves (MYTEC), una firma de la que bien se puede decir que forma parte activa de la historia y patrimonio de Valencia. Los cuatro hermanos Mora Cànoves son MYTECrepresentantes de cuarta generación de una saga que comenzó el bisabuelo, en los años veinte, con carros tirados por animales, en los que se cargaban troncos de hasta 12 metros de largo, arribados desde África al puerto de Valencia.

Acabada la Guerra Civil, la familia montó una serrería en el municipio de Picaña, que nutría de madera a las fábricas de muebles de la zona, y en la que se empezaron a dejar ver los primeros camiones con ruedas de madera o impulsados por gasógeno. Ahí fue donde dio sus primeros pasos el abuelo, Ricardo Cànoves, que acuñó el alias de Pernales, por analogía con la bravura de un bandolero del siglo XIX apodado así, que luce imponente en todos los camiones de la empresa.

Historia de cine

El abuelo Ricardo no hacía transportes especiales: los inventaba. Lo suyo era el mismísimo don de la ponderación. Solo así se explica que un hombre sin estudio alguno fuera consulta de referencia para arquitectos e ingenieros, y llegara a ser condecorado con la Medalla de Honor del Colegio de MYTECIngenieros Industriales de Valencia. Obras que nadie se atrevía a ejecutar resultaban ser pan comido para el Pernales, que tras un examen de la empresa que iba a acometer, creaba sus propios vehículos, grúas y demás maquinaria para la ocasión.

De su connatural inteligencia e imaginación emanó el desarrollo de proyectos que, por su dificultad, eran rechazados por licenciados expertos. Tales fueron los casos de la tala de 314 árboles de la avenida del Puerto de Valencia, la supresión de toda la red viaria del tranvía, el entoldado de la plaza de la Virgen o la colocación de la escultura del Cid en la plaza de España.

“Cada trabajo era para mi abuelo un reto personal. Él mismo ideaba como recuperar un barco hundido, sacar un autobús de una acequia o desmontar MYTECgrandes puentes de hierro del ferrocarril, sin grúas como las de hoy y valiéndose de aparejos que inventaba sobre la marcha. No obstante, el proyecto del que siempre se mostró más orgulloso fue el que presentó a un concurso internacional, convocado por el Ministerio de Obras Públicas de Italia, para rectificar la inclinación de la Torre de Pisa.

Quien recuerda a su abuelo con tales palabras es Manuel Mora, uno de los responsables de MYTEC. Él y sus ya citados hermanos se encargan de todas las labores de administración y gestoría de la empresa, pero a su vez poseen los permisos de camión y transportes especiales, por lo que alternan sus labores en la oficina, el taller o la cabina.

No hay imposibles

En los años setenta, la empresa de los Cànoves vivió años de esplendor laboral, con las construcción incesante de carreteras y puentes. “Yo –habla Manuel para Solo Camión– empecé con los Mack en los ochenta, llevando vigas por toda España. Eso sí MYTECque era una aventura, de sol a sol, sin tacógrafo ni aire acondicionado. El transporte de enormes vigas lo combinamos con todo tipo de carga especial durante mucho tiempo. Pero llegó la gran crisis en el sector de la construcción en 2007, a partir de la cual poco a poco nos fuimos redirigiendo hacia nuestros orígenes en el puerto de Valencia. Aunque seguimos realizando cualquier tipo de encargo especial –puntualiza–, lo normal en nuestro día a día es el transporte de contenedores, para lo que estamos dotados de los más modernos equipos”.

Para su cometido diario, los Pernales cuentan con diversas tractoras DAF, Volvo y Scania; aunque es en la compra de remolques dotados de los más sofisticados (y caros) pertrechos donde la empresa tiene que echar el resto para seguir manteniéndose en primera línea.

MYTEC“Lo más satisfactorio de nuestro trabajo –concluye Manuel– es el reto que supone encarar la singularidad de un transporte especial. Nosotros le ponemos mucha dedicación, de las 6 de la mañana a las 9 de la noche, pero lo llevamos dentro e intentamos disfrutar de cada porte, sobre todo cuando estos conllevan nuevos desafíos”.

Los cuatro hermanos tienen claro que la suya es una profesión sufrida, por lo que dicen dudar de que a ellos les suceda una quinta generación Cànoves, cuyo destino sea el transporte especial. El tiempo será el que les dé o quite razones, aunque suele pasar que lo que une la genética raramente lo separa el hombre. De momento, hay Pernales campeando para rato.

Arículos relacionados

Le gusta vivir al día y reclama calidad de vida, mayor tranquilidad laboral. Cruz Fuentes es toda una experta camionera que las ha visto de todos los colores. Siempre demostrando su capacidad. Reivindica mejoras para los profesionales del transporte y para las mujeres quiere igualdad con los compañeros. Lógico. Ojalá se consiga. Es cuestión de querer.

Pin It on Pinterest

Shares
Share This