Mercedes-Benz Actros, de Pedro Braña; colorido en la granja

Pasa la noche cerca de la granja en la que vaya a cargar, para estar antes de las 6 subiendo los cerdos al camión. Dos horas después, con los animales ya dentro, enfila camino al matadero. A sus 38 años, Pedro Braña es un empresario de la ganadería porcina con granjas propias en Asturias y otras integradas (instalaciones que no son de su propiedad, pero en las que los cerdos y el pienso son suyos) en Galicia y Castilla y León.

El oficio le viene por vía paterMercedes Actrosna directa, pues su padre Agustín fue tratante de cerdos toda su vida, de manera que por su casa han pasado desde los viejos Barreiros Azor, Ebro y Nissan hasta los más modernos Mercedes o Scania. “Todo lo que sé lo aprendí de él y lo viví con él. Me enseñó a conducir y a valerme en este mundillo tan particular de la ganadería. Mi padre lo levantó todo –afirma un emocionado Pedro–. Nos dejó hace muy pocos meses y es un trago que sabemos que se ha de pasar, pero es muy duro”.

En Villoria, localidad ubicada en el concejo asturiano de Laviana, levantaron los Braña las bases de un emporio porcino por las tres comunidades citadas, y que tiene su centro permanente en Asturias, al cuidado de Francisco Desdín, que aunque no conduce camiones, sí alterna su labor en la granja con otras tareas de limpieza y mantenimiento de los vehículos.

En la actualidad, Pedro y su mujer Ivana Utrilla cuentan con una flota de cinco vehículos, entre los que, además de otro Mercedes 1860 como el que ocupa este reportaje, figuran un Volvo 4 ejes, un MAN 15232 y un Isuzu de 3.500 kilos, este último conducido por la propia Ivana.

Sus otros chóferes, Jesús Manuel y Marcelino, están en la carretera en esta lustrosa mañana preprimaveral; pero a Pedro Braña hoy le toca parar para poner a punto su flamante caja, complemento decorativo del conjunto tan llamativo como la propia cabina.

Para hablar con Pedro y fotografiar su máquina, nos acercamos a la localidad oscense de Binéfar, donde está la sede de Carrocerías Faro 2001, en cuyas manos ha dejado nuestro asturiano la puesta a punto de su caja de aleación de máxima calidad para el transporte con todas las garantías de bienestar de sus animales (bebederos en acero inoxidable, elevador y ventanas laterales móviles con mando a distancia, sistema de registro y memoria de temperaturas, etc.).

Su responsable, José Juan Faro, nos recibe al pie de unas instalaciones carroceras especializadas en la fabricación al gusto del cliente. Allí pasea también Pedro, como por su casa, haciendo tiempo para nosotros con su tractora Mercedes por los aledaños del polígono binefarense. Los rigores del Mercedes Actrosdisco nos impiden ir más lejos.

En la decoración de este Mercedes, Pedro se ha dejado guiar en todo momento por el aerógrafo de José Carlos Velasco, en el que deposita siempre su gusto y confianza, tanto en este camión como en el resto de la flota. En los lugares por los que pasa, este conjunto despierta mucha admiración y es muy fotografiado.

“La gente se queda muy sorprendida de que llevando lo que llevo esté siempre el camión tan esplendoroso, pero ésa es mi manera de ser. La parte de lavar la jaula y el camión por fuera no es precisamente la que más me gusta, pero no hay otro remedio –prosigue, ahora sí con una abierta sonrisa–, porque no soporto el camión puerco. Me gusta estar siempre orgullosísimo de mi Actros y que la gente me pregunte cómo lo mantengo así”.

Con el tiempo, Pedro sueña con poder hacerse con un Barreiros Azor y restaurarlo, como aquel con el que tantos viajes hizo de niño con su padre. “Pero de momento no hay tiempo. Primero, de hecho, mi ilusión es poner a punto un Land Rover 1300 carrozado y con caja basculante. Tiene 37 años y arranca perfectamente, pero no tengo tiempo ni de llevarlo a la ITV. Mi trabajo me exige estar todo el día al pie del cañón, porque yo soy transportista y empresario ganadero a la vez. Pero ahora que me habéis hecho este reportaje –concluye viniéndose arriba–, igual me animo y preparo bien mi Land Rover para llevarlo a Torrelavega”.

 

Arículos relacionados

Elías es un hombre de su tierra y de costumbres. Corría el año 1999 cuando este transportista de Avilés ya protagonizaba cuatro páginas, por aquel entonces con su Volvo FH12 decorado por José Carlos Velasco. Hoy, con tres camiones por medio, todos aerografiados también por el mismo decorador, llegamos a este impresionante Volvo FH13 con apenas siete meses de ruta.

Únete a los comentarios

Pin It on Pinterest

Shares
Share This
Apúntate al newsletter

Apúntate al newsletter

Recibe cada semana nuestras noticias.

¡Gracias por suscribirte!