Los camiones Alfa Romeo

Aunque tenía su sede social en Roma, Automobili Darracq había levantado su fábrica en un área metropolitana de Milán, conocida como el Portello. Cuando este selecto grupo de acaudalados compran una sociedad en quiebra, la rebautizan rápidamente como Anonima Lombarda Fabbrica Automobili.

camiones Alfa RomeoSi atendemos a lo que nos dice la historia, es fácil comprender que la pequeña factoría de coches no estaba nada mal como objeto de distracción o hobby de estos adinerados. Sin embargo, la rentabilidad ya era harina de otro costal. En 1915, después de haber pasado un ruinoso período de liquidación, pasa a manos del ingeniero Nicola Romeo, quien en el año 1911 había creado su propia compañía, Ingenieria Nicola Romeo e Co, que iba viento en popa con la fabricación de material y maquinaria para la industria minera.

Hábil, visionario y largo como un día sin pan, Nicola Romeo decide transformar desde un primer momento la producción de la fábrica del Portello. Aprovecha la coyuntura de que la Primera Guerra Mundial había empezado y se dedica de lleno a la fabricación de material de tipo bélico. El estado camiones Alfa Romeoprecisaba con urgencia camiones y motores para el frente del norte de Italia, en los Alpes del Sur, donde libró varias batallas con Austria-Hungría y sus respectivos aliados.

Fue de ese modo como Nicola se convirtió en suministrador de camiones ligeros y maquinaria para el Ejército italiano. Al mismo tiempo iban desarrollando vehículos y nuevos modelos para las actividades civiles y la vida cotidiana.

El período entre guerras

La guerra acaba en 1918 y cambia el nombre de la compañía por el de Società Anonima Ing. Nicola Romeo e Co. Paralelamente el avispado Romeo adquiere otras firmas dedicadas a la automoción y la camiones Alfa Romeoferrovía, como la Officine Meccaniche di Saronno, la Officine Meccaniche Tabalneli di Roma o la Ferroviarie Meridionali di Napoli.

La constitución de la nueva compañía deja muy claro en su acta fundacional que no se limitarán únicamente al mundo del automóvil, aunque este sea uno de sus objetivos industriales. En los posteriores años veinte, la sociedad se vio envuelta en una nueva crisis. En este caso, la firma estaba ya muy vinculada a la Banca Italiana di Sconto, que poseía, con diferencia, la mayor parte de las acciones.

Tanto es así, que en el año 1927 se llegó a pensar incluso en su liquidación total. Sin embargo, Alfa Romeo, como fabricante de automóviles turismos, había adquirido un importante renombre en toda camiones Alfa RomeoItalia, así como en algunos mercados exteriores como el americano, España, Inglaterra y otros. Salvar Alfa Romeo se convirtió entonces en una cuestión de Estado.

Se diseñó una profunda reestructuración, así como numerosos cambios estructurales y organizativos que se pusieron en marcha para tratar de rescatar la marca de la quiebra a la que se veía abocada. Paradójicamente, el primer escollo de todo lo planificado fue el propio Nicola Romeo, presidente de la marca desde el año 1918. El ingeniero no fue capaz de aceptar ni de asumir los cambios exteriores que se empezaban a introducir en Alfa Romeo para reflotarla, aprovechando las sinergias de otras empresas del consorcio.

camiones Alfa RomeoAl parecer, ese sería a la postre el motivo por el cual, en 1928, el ingeniero Nicola Romeo pusiese definitivamente punto y final a su relación con la marca. Unos años más tarde, en 1933, la gestión de la compañía pasó a manos del IRI (Instituto per la Riconstruzione Industriale), una entidad nacional muy similar al INI español, el Instituto Nacional de Industria, creado con los mismos fines de promoción de la industria española avanzada la década de los cuarenta, durante la autarquía franquista. Cabe recordar, por ejemplo, que la propia ENASA, fabricante de los camiones Pegaso, estuvo gestionada hasta su venta por el propio INI, al igual que Seat, Endesa o Ensidesa.

camiones Alfa RomeoVolviendo a Alfa Romeo, que es el eje central, vemos que la reestructuración de la marca no fue únicamente labor de los responsables del IRI. La mayor parte del peso recayó en la intervención del ingeniero Ugo Gobbato, que se había incorporado a la compañía al inicio de la década de los treinta y que, en los momentos en que el IRI decide los grandes cambios, era ya director general.

Gobbato venía de haber gestionado, con mucho éxito, Fiat en Lingotto (cuyas instalaciones turinesas son hoy hotel, centro de exposiciones, convenciones y área comercial de la ciudad, propiedad del mismo grupo Fiat), también de director, durante siete años (1922-1929), y asumió todo el peso de la modernización para rentabilizar Alfa Romeo, donde consiguió unos objetivos muy satisfactorios. Ostentó el cargo de director general durante tres lustros, hasta el final de la Segunda Guerra Mundial, cuando fue asesinado en circunstancias todavía no aclaradas.

camiones Alfa RomeoAunque nos alejemos en cierto modo del tema, cabe resaltar que Ugo Gobbato había sido enviado a Estados Unidos por el senador Giovanni Agnelli. El objetivo no era otro que estudiar y tomar buena nota de los sistemas de producción que Henry Ford había implantado en su factoría de Detroit. A su vuelta a Turín, Gobbato implanta en Lingotto una producción basada en el Fordismo. Fiat será la primera fábrica en basar su fabricación en la cadena de montaje en serie. Y Ugo Gobbato, el hombre que implantó el sistema que pronto se iría extendiendo a otros fabricantes.

Situemos también el presente relato en el período de fechas comprendido entre los años 1922 y 1943, años en los que se mantuvo el fascismo instaurado por Benito Mussolini. Decimos esto porque cuando el IRI y el Gobierno italiano apuestan por rescatar Alfa Romeo de una quiebra más que camiones Alfa Romeosegura, es el propio Mussolini quien apunta directamente a Gobbato como el salvador de la compañía. Quizás por eso, entre otras atrocidades, el Duce pasará a la historia como un consagrado alfista, al ser numerosos los modelos de la marca que guardaba particularmente en sus instalaciones.

En el transcurso de un quinquenio, Alfa resurgirá de nuevo al doblar la producción de coches y camiones una división en la que venían trabajando desde hacia tiempo. Pero de nuevo la guerra… No tardará Alfa Romeo en diseñar y fabricar motores y hélices para aviones en las propias cadenas de automoción. Sin embargo, para no entorpecer la producción automotriz, abre una fábrica especializada en la aeronáutica. La localización es en Pomigliano d’Arco y allí empieza a fabricar motores para la aviación. No dudará un instante en levantar, incluso (en un tiempo récord), una fundición destinada exclusivamente a los aviones.

… 2.000 CV

En 1941, Alfa Romeo había fabricado experimentalmente un potentísimo motor de 2.000 CV, el AR 102 RC45, para la aviación. Unos años antes, en 1936, la fábrica había sido declarada militarizada por exigencia directa del Gobierno y del Ministerio de Defensa. El conflicto italiano en Etiopía y las camiones Alfa Romeonecesidades fascistas en España exigían aviones italianos para apoyar la insurrección fascista de Franco y los suyos. Y la Segunda Guerra Mundial estaba a la vuelta de la esquina.

Aviones y camiones ligeros concentraron exclusivamente la producción de Alfa Romeo. Con el avance hitleriano en aquella Europa, la colaboración mussoliniana con el fhürer en el conflicto puede que fuese la causa por la que Alfa Romeo fuese bombardeada en tres ocasiones: febrero de 1940, agosto de 1943 y febrero de 1944, y parcialmente arrasada. Las autoridades alemanas deciden trasladar parte de los departamentos de la fábrica a un lugar seguro. Ingenieria, diseño y proyectos acabaron en Orta; Vittuone y Vanzago acogieron la maquinaria de mecanización, mientras que las cuevas de Costozza fueron las sedes de los archivos, dirección, así como la fabricación de bloques y cigüeñales.

Un día que Gobbato volvía del trabajo en su bicicleta, fue golpeado y derribado por un Lancia Augusta de color azul. Del coche salieron tres hombres que descargaron sus pistolas contra él. Hoy el estadio deportivo de Pomigliano de Arco se conoce como Ugo Gobatto, el hombre que ha sido considerado el padre de la automoción italiana y hombre clave en la historia de Alfa Romeo.

Arículos relacionados

A comienzos de los años 70 se hizo popular una publicidad que en radio y televisión hacía esta, ya desaparecida, marca de camiones. Destacaba la canción que acompañaba el anuncio, cuyo primer verso decía: “Avia será su camión…”.

Pin It on Pinterest

Shares
Share This