Land Rover Santana Serie III, un clásico que puede con todo

Esta maqueta Italeri escala 1:24 es una reedición de un kit de hace tiempo de Esci. El primero compró los moldes a la segunda, y ahora lanza de nuevo algunos de esos modelos. Pese a esto, nos costó encontrar el viejo Land Rover Santana Serie III, pues en ocasiones entre edición y reedición pueden transcurrir hasta diez años. Aunque en un futuro trabajo os mostraremos otro Land Rover más elaborado en la versión corta, hoy os presentamos el largo, que como veréis tampoco tiene desperdicio alguno.

De aspecto sólido y robusto

minimania land rover santana serie IIIComo es habitual en esta sección, comenzamos por el montaje del chasis, compuesto de dos largueros y cuatro travesaños. Llegados a este punto, seguiremos el siguiente orden en el proceso para colocar los diversos componentes: el escape formado por el tubo con salida en los colectores, un apagallamas y el silencioso trasero.

Como nos gusta elevar un poco más los vehículos de como vienen de serie por el fabricante de kits, en este momento aplicamos el truco de este mes, aunque vosotros podéis realizar la transformación que más os guste. Ya sea cargarlo de troncos, por ejemplo, y bajarle las ballestas traseras, o dejarlo en posición reposo, como el que os mostramos en las fotos, cargando más las ballestas delanteras que traseras, y, por tanto, elevando la zaga, un poco por encima del morro. Ahora colocamos los ejes trasero y delantero, ambos motrices, y el último directriz, así como las ballestas traseras y delanteras, que presentan unos machos para acoplarlos a las hembras ubicadas en el chasis.

minimania land rover santana serie IIIPrestad especial atención al montar el eje delantero directriz en el chasis, que no quede fijo, y cuidado también con la barra de dirección, que el Land Rover es de los pocos vehículos que la tiene por delante del eje. Proseguiremos con los amortiguadores y el parachoques anterior, dotado de dos hierros en forma de D para en un supuesto embarrancamiento en zonas fuera de pista poder anclar estribos para su posible rescate. Para finalizar esta fase lo pintaremos todo en color negro mate.

Mientras el chasis y sus componentes secan nos ponemos con las llantas, que concretamente habrá que montarlas como en los modelos de escala real, puesto que los neumáticos que equipa el kit son de goma.

En primer lugar, pintamos las llantas en negro y posteriormente sacamos luces en tonos tierra con un pincel.

minimania land rover santana serie III

Hemos deformado las ballestas para subir más la altura de la parte trasera para que el vehículo goce de este aspecto, aunque también puede realizarse a la inversa.

Es el momento de adentrarse en el interior de la cabina, que cabe destacar que es bastante austera. Cuenta con una banqueta corrida que representa los tres asientos delanteros, perfectamente delimitados por zonas y con las costuras detalladas. También monta las palancas de cambios de velocidades y reductora, así como el freno de mano. En los orificios del salpicadero colocaremos los relojes indicativos de velocidad y revoluciones una vez pintados.

La carrocería viene seccionada en dos partes: el techo y el fondo. Nosotros hemos pintado el techo en blanco y el resto en color gris. Para finalizar, colocaremos los cristales, la rueda de repuesto sobre el capot, los espejos y los faros, y, por último, acoplamos la carrocería al chasis, echando mano del truco de las ballestas o no, según el aspecto que queráis darle a vuestra maqueta. Aunque recordad que las ballestas deben coincidir con sus anclajes una vez deformadas.

Más trucos
Más trucos

Para colocar las ballestas delanteras y traseras, y poder presentar los distintos efectos con el vehículo cargado o descargado, nosotros elevaremos la zaga más que el morro con los siguientes pasos. Primero, con las ballestas en la mano y con la ayuda de un mechero calentamos sútilmente. Cuando el plástico se haya calentado, las colocamos en su sitio en el chasis para no perder los puntos de anclaje y las doblamos hacia fuera para levantar la altura libre del suelo, o para dentro si queremos un vehículo cargado. Recordad que al deformar las ballestas también deformamos los puntos de anclaje, pues con estos torcimientos las ballestas quedarán más cortas. Haremos lo mismo, estirando o encogiendo, según la transformación deseada, para que puedan acoplarse.

Arículos relacionados

Unimos lo mejor de tres camiones para alcanzar este IFA volquete 6x6 listo para trabajar en cualquier obra que se precie. Aunque la denominación la conserva por la cabina, este trabajo cuenta con elementos de un Tatra y de un Barreiros.

Únete a los comentarios

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comments

Pin It on Pinterest

Shares
Share This