Hasta la cocina en una sola maniobra

En muchas ocasiones entrar a cualquier muelle de carga es un suplicio. Estrecheces por doquier, coches mal aparcados, señales que nos molestan para poder dar un giro completo. Hay que ser muy ducho al volante, a la par que paciente, para llevar a cabo decenas de maniobras.

En otros casos, podemos tenerlo más fácil, quizás es la situación que podemos ver en el siguiente vídeo. Lo que está claro es que por muy fácil que parezca entrar hasta el final del taller y dejar el camión aparcado en una sola maniobra también tiene su complejidad.

Arículos relacionados

Únete a los comentarios

Pin It on Pinterest

Shares
Share This
Apúntate al newsletter

Apúntate al newsletter

Recibe cada semana nuestras noticias.

¡Gracias por suscribirte!