Guía útil para preparar tu vehículo para el invierno

El frío y la nieve han entrado de lleno en nuestro país. Parecen que vienen días donde si circulamos con nuestro vehículo es importante llevarlo en perfecto estado de revista. Para ello, Shell ha preparado una guía útil donde nos da una serie de consejos básicos para evitar accidente y averías.

La llegada del invierno y la bajada de temperaturas suponen un claro desafío para nuestro vehículo y su buen funcionamiento. Seguir estas pautas ayudará a evitar los problemas que puedan provocar las heladas, la nieve e incluso la lluvia.

Shell detalle estos consejos en cinco bloques que hacen referencia al motor, neumáticos, frenos, líquido anticongelante y visibilidad.

Para el motor es muy importante elegir el lubricante que se ajuste mejor a las necesidades del motor y cumpla con las especificaciones del fabricante. Un aceite sintético de baja viscosidad fluye con mayor rapidez y minimiza la fricción y el desgaste de las piezas durante el arranque en frío.

Con el uso de lubricantes sintéticos elaborados a partir de gas natural en lugar de petróleo como Shell Helix Ultra con tecnología PurePlus, pueden prolongarse los tiempos de cambio, a la vez que se reduce la necesidad de rellenos de aceite por su menor volatilidad.

Uno de los elementos más importantes que debemos revisar ante la llegada del cambio de estación para evitar accidentes como el aquaplanning es el de los neumáticos. Hay que prestar especial atención al dibujo del neumático, que debe estar bien definido a lo largo de todo el ancho de banda.

También pueden utilizarse neumáticos específicos para el invierno, que se caracterizan por tener el trazo más profundo y la goma con un compuesto más blando y de mayor agarre con temperaturas frías. Las cadenas también son otro elemento que debemos tener en cuenta sobre todo, para la conducción por nieve.

Inspeccionar discos, pastillas, pinzas o tambores, si los lleva, para su óptimo funcionamiento es otro de los punto a tener en cuenta para asegurar nuestro vehículo ante la nieve, el hielo o la lluvia, ya que estos materiales funcionan en gran medida por fricción, y las inclemencias propias del invierno les afecta de forma directa.

Shell recomienda prestar especial atención si al activar el pedal de freno se detecta algún sonido. Que los frenos suenen puede deberse a pastillas en mal estado, unos discos deteriorados o a que haya que realizar una revisión en el circuito del líquido de frenos.

En cuanto al líquido anticongelante, su principal función es mantener la temperatura óptima del motor –unos 90º aproximadamente– durante su funcionamiento, bien para que el agua usada para refrigeración no se evapore o no se congele. En este apartado hay que asegurarse que el depósito cuente con los niveles establecidos por las marcas guía que incorpora.

Por último, durante la estación invernal, es fundamental cuidar al máximo los elementos que afectan a la visibilidad del vehículo. Al ser los días más cortos, tendremos que utilizar las luces durante más tiempo, por lo que hay que cuidar que las luces funcionan correctamente y disponer de repuestos para sustituirlas ante cualquier imprevisto.

Por otra parte, las lunas del vehículo soportan elevadas diferencias de temperatura y la mayor frecuencia de lluvias e incluso nieve, trae consigo que hagamos más uso de los limpiaparabrisas. Por ello es importante cambiarlos si se han deteriorado o han bajado su rendimiento de forma que tengamos una visibilidad óptima en todo momento.

Arículos relacionados

Pin It on Pinterest

Shares
Share This
Apúntate al newsletter

Apúntate al newsletter

Recibe cada semana nuestras noticias.

¡Gracias por suscribirte!