Ford WT9000, imponente con su morro chato

Los aficionados estadounidenses a la customización de camiones se dividen en los que se limitan a personalizar el vehículo con elementos de catálogo y los puristas que preparan y modifican siguiendo unas reglas no escritas de un estilo muy particular. Nuestro protagonista pertenece a este último grupo, a los locos por la personalización. No en vano, Robb Mariani fue presentador de uno de los programas más célebres de la televisión por cable, “American Trucker”, emitido durante los años 2011 y 2013. Desde que viera en 1975, época dorada para el transporte por carretera en la cultura popular de Estados Unidos, la película “White line fever”, un film de Jonathan Kaplan y protagonizado por el imponente Ford de morro chato WT9000, quedó prendado y desarrolló su pasión por el sector del transporte y, en particular, por este modelo.

Ford WT9000

Localizar y transformar

Al igual que en su programa, hace alrededor de unos diez años que Mariani encontró un camión como el que protagonizaba aquella película que tanto le impactó de niño. Tenía que hacerse con él y transformarlo en un camión muy especial. Ford WT9000Al hilo de lo que exponíamos anteriormente, Robb escogió el Rat Hot Rod, un estilo de customización y modificación de vehículos clásicos, que da un aire a los modelos de los 40 y 50, aunque con toda la tecnología y técnicas de última generación. Una fusión de lo viejo y lo nuevo en un mismo camión. Y la verdad es que el resultado es bastante espectacular, quizás en buena medida, gracias a la pomposidad de la televisión que todo lo consigue.

El Ford WT9000 había servido con la patrulla de caminos de Tennessee como unidad móvil y contaba con unos escasos 54.000 km. Con la inestimable ayuda Ford WT9000de Brad Wike, reconocido restaurador de camiones clásicos, el viejo Ford se convirtió en el Low Patrol que vemos en estas páginas. No menos de 33 centímetros han desaparecido entre el suelo y el paragolpes del vehículo; además de los 23 cm adicionales con el cambio de rejilla de aire, el efecto lowrider, un chasis ultrabajo, a la vista está. Prácticamente todo el aspecto del camión ha sido modificado y retocado, los limpiaparabrisas, las luces de gálibo, los tubos de aire y los escapes originales han desaparecido, al igual que se han eliminado todos los remaches de la carrocería. En la pared cuenta con una especie de pequeñas aberturas que permiten la extracción del aire caliente del motor, debido en buena parte a la eliminación también de los filtros de aire y los escapes. Un trabajo verdaderamente faraónico digno del programa de camioneros de mayor audiencia en América.

Estilo hot rod

Tras la transformación y el equipamiento, viene la puesta en escena de la pintura. Uno de los aspectos más cuidados, puesto que será la tarjeta de presentación allá donde quiera que vaya el Ford. Para ello, Robb echa mano de su viejo amigo Tex Ford WT9000McDorman, un experto en reproducciones custom. Este emplea un brillante negro de fondo combinado con unas llamas mate silueteadas con un estilizado azul también brillante. Para la trasera se reservan unas filigranas de hilos azules que combinan a la perfección con los laterales. Todo ello, combinado con el cromo de los depósitos, las llantas, los limpias, los embellecedores de los faros, la parrilla delantera y el desmedido parachoques personalizado, entre otros. Este enorme elemento cromado y biselado le da el aire de un Pontiac de los 50 y logra el look de un verdadero hot rod. Un sobrio acabado para un patrullero nocturno de la ciudad.

Este camión se presentó al gran público en el salón MATS de Louisville, en el stand de Cobra Electronics, y claro está, fue uno de los vehículos más llamativos del certamen, ayudado, sin duda, por el célebre presentador que supo llamar la atención hacia su Rat Hot Rod.

Arículos relacionados

Pin It on Pinterest

Shares
Share This
Apúntate al newsletter

Apúntate al newsletter

Recibe cada semana nuestras noticias.

¡Gracias por suscribirte!