El Scania de Ixtebe: El chacal de Donosti

Con Ixtebe de Lecumberri quedamos en una soleada mañana de julio por los aledaños de un Bilbao en el que trabaja todos los días, distribuyendo diversa mercancía para algunas fábricas de Vizcaya. Eso sí, cuando nos topamos con él en la hora y lugar acordados, no lo encontramos en tarea de reparto alguna, sino pegándole un manguerazo en toda regla a su ya de por sí brillante decorado, lo que no deja de ser un detalle que agradecemos con mucho gusto. Uno viene de lejos a hacer su trabajo.

Hasta ahí, nadascania itxebe donosti que a un camionero se le pueda vender como algo que no conozca bien en piel propia, pero el que nos reciban por la mañana con un camión decorado recién aseado no sólo se agradece más que un cortadito, sino que nos da una credencial virtuosamente certera de con qué tipo de persona vamos a compartir las próximas horas.

Si el Scania 124 de 400 CV tiene una cualificada hoja de servicios a sus 1.100.000 kilómetros, la de nuestro Ixtebe no se queda atrás a sus 47 años, pues sus inicios como autónomo se dieron con la compra de un dos ejes Barreiros de ganado, que él utilizó para labores ligadas a la paquetería. “Para librarme de cuantas imaginarias fuera posible en la mili –nos explica–, me saqué el carnet de camión allí, y así pasarla lo más a mi gusto posible.Ya de civil, repartí Coca-Cola un par de veranos, lo que me acabó de convencer de que éste era mi oficio.

Después del Barreiros ya citado, adquirí un Scania 112 de 330 CV, que me salió muy bueno; y el que veis aquí, que ya ha superado el millón de kilómetros, y espero que le queden muchos más, porque si me cobran un peaje más caro por no ser Euro 5, me pensaré el meterle AdBlue”.

Quién sabe si por estar tan próximo a la frontera, y en virtud de esa manifiesta querencia estética por el cuerpo militarizado que conforma la Gendarmerie Nationale, lo cierto es que para este hombretón vasco, Francia no deja de ser esa vecina de arriba tan tentadora como la más exquisita Marilyn Monroe de Billy Wilder.

Al cuerpo de gendarmes retratado en las mencionadas películas de Louis de Funès, hay que añadir secuencias cinematográficas inolvidables para Ixtebe, como las protagonizadas por una motocicleta BMW en películas como “Chacal” (versión de 1973, por supuesto, y que nos ha sugerido el título para este reportaje) o “El gendarme de Saint-Tropez”. Eso sí, nuestro chacal vasco no tiene encargo alguno de asesinar al presidente de Francia, sino que ya tiene bastante con salir ileso de la ruta diaria.

scania ixtebe donostiCon su hermano mayor, Aitor, al que le une un gran parecido físico, conforman un dúo conocido como Zipi y Zape, dentro de ese mundillo de las motos clásicas del que son asiduos y que comparten con muchos correligionarios afines. “Mi hermano compró una BMW R-60/2 de la gendarmería, y al poco yo me hice con una BMW R69S; que como podéis ver son los dos modelos que llevo aerografiados en las puertas de mi camión.

Los patrones –continúa Ixtebe– los encontré en libros franceses con esta temática, de los cuales extraje la idea de todos esos gendarmes alineados, con sus respectivas motocicletas, delante de un camión Hosckiss, al que reconvertí en un Scania Vabis.

En la otra puerta está representado el corredor Scot Meier. En ambos casos, la técnica la ha puesto Carlos López con una mano muy original a la hora de aerografiar. En cuanto al resto de la decoración –concluye señalando diversas partes del Scania–, el casco de la puerta trasera es una pegatina transformada del concesionario Atlantic Moto de Honda, en Bayona; y el vinilo de las BMW de la gendarmería está sacado de un chiste en una revista francesa. Mi último aporte ha sido decorar el depósito de gasoil a la manera de una maleta de Louis Vuitton”.

Como profesional del transporte, Ixtebe muestra la preocupación lógica por los últimos acontecimientos que agostan un sector antaño tan floreciente como el del transporte. “Los peajes que pretenden imponer en Guipúzcoa son la gota que para trabajadores como nosotros puede colmar el vaso. Si pudiera, crearía la energía de fusión para que todos pudiéramos trabajar dignamente en este sector, y de paso acabar con todas las guerras en el mundo”.

284-decorado-scania-14Llamativo deseo, este último, para alguien que profesa predilección por los uniformes militares, y es que ética y estética seguirá por siempre conformando una dualidad meditada largamente por muchos filósofos. En cualquier caso, y a la espera de esa paz mundial, a Ixtebe no sólo le bombardean simbólicamente en los semáforos con móviles y smartphones, sino que en ocasiones se ha encontrado incluso con ertzainas que le han pedido permiso para sacarle fotos a sus aerografías.

Nuestro hombre se lo toma con un buen humor del que esperamos tener algún día otra nueva dosis, pues antes de media mañana de un día laborable como en el que nos encontrábamos, tenía que salir pitando a disponer los repartos más urgentes.

Otro día, si puede ser festivo, nos promete anchoas del Cantábrico rebozadas en papillot o salazón de aceite de oliva en el Restaurante Toki Ona, localidad de Loiu, en el que come casi a diario, y que regentan sus amigas Miren e Igone. No nos oprime corsé alguno, pero a Bilbao volveremos deprisa y corriendo cuando haga falta.

Arículos relacionados

Pin It on Pinterest

Shares
Share This
Apúntate al newsletter

Apúntate al newsletter

Recibe cada semana nuestras noticias.

¡Gracias por suscribirte!