El Mercedes-Benz Actros de Jordi Ros, marca de la casa

En 2009, nuestro amigo Jordi Ros, al que ya conocimos por la restauración de un Pegaso 1061 allá por el número 255 de esta revista, vez en la que pudo comprarse un camión nuevo. “Todos los que había tenido antes, por las circunstancias, siempre los había comprado de segunda mano. Los llevaba muy bien cuidados pero nunca los había podido estrenar, nos cuenta nuestro protagonista.MB Actros

Nunca, hasta que se cruzó en su vida el Actros que presentamos en estas páginas. “Lo compré porque fue el capricho de mi vida, un sueño cumplido. Decidí comprarme realmente el camión que me gustaba”, nos detalla Jordi. Se trata de un Actros 1855 con “mucho motor”, un V8 de 550 CV de potencia con el que Ros se dedica al transporte avícola. “Voy de las granjas hasta los mataderos llevando pollos. Mis rutas sobre todo están por Cataluña, aunque también hago algo de Aragón y Castellón, puntualiza.

Con el Actros en sus manos, Jordi comenzó a trabajar en su personalización. “Lo primero que le hice fue colocar las viseras encima de las luces, en plan americano. De una forma u otra todos los camiones que he conducido lo han llevado”. Después de ese detalle, “made in Ros”, llegaron las barras cromadas, los focos, la visera superior.

“El 80% de las cosas me las he instalado yo”, nos cuenta todo orgulloso nuestro invitado, que nos continúa explicando que su trabajo le apasiona. “No me pesa levantarme a las cuatro de la mañana, es lo que he hecho siempre y no sabría hacer otra cosa. Tampoco me gustaría”, apostilla.

Cuando Jordi acudía a las concentraciones siempre lo hacía llevando el Pegaso que había restaurado. Lo cargaba en su góndola y el Actros lo arrastraba hasta buen puerto. A partir de ahí siempre se le presentaba la misma duda. Esto es: inscribir o no el Mercedes. MB ActrosDándole vueltas a la situación, el dilema tuvo pronto respuesta. Primero porque decidió decorarlo y luego porque Àngels, su mujer, se sacó el carnet con la intención de acudir a las concentraciones con él. De esta forma, “disfrutamos en familia del mismo hobby. Yo desfilo con el Pegaso y ella con el Actros”.

Por lo que respecta a la temática elegida para decorar su blanca chapa, Jordi le tuvo que dar muchas vueltas a la cabeza, ya que debía llevar una decoración que respetara la franja roja de la empresa en la que trabaja. Resolvió la situación inventándose un personaje, una especie de robot hecho con las piezas del motor del V8 que está abriendo una ventana como si estuviera saliendo del logotipo de Mercedes.

Los ojos son los inyectos, las manos la culata, también vemos los pistones, la biela … Es una cosa discreta, pero muy bien conseguida y original, me gusta ese toque diferente”. Luego también colocó el V8 en el encadenado y algún que otro detalle. Ahora ya piensa en tapizar el interior de la cabina. Para tal hazaña, Ros ya lo tiene claro. “Me lo quiero hacer yo. Será marca de la casa”.

 

Arículos relacionados

Únete a los comentarios

Pin It on Pinterest

Shares
Share This
Apúntate al newsletter

Apúntate al newsletter

Recibe cada semana nuestras noticias.

¡Gracias por suscribirte!