El Iveco alternativo; el Stralis NP400

Verdaderamente, Iveco, con este nuevo Stralis NP, va un paso más allá, y no se trata de una leve mejora con respecto a los camiones que tenía hasta ahora, ya que las novedades son muy interesantes y le hacen cobrar una nueva expectativa.

Iveco Stralis NP400Si echamos un vistazo a la oferta de camiones propulsados por gas que hasta ahora tenía la marca, enseguida podemos ver que no estaban preparados para recorrer largas distancias.

El modelo con máximas prestaciones contaba con un propulsor cursor 8, que erogaba 330 CV de potencia y que solo podía configurarse con la variante de cabina más pequeña.

Con este Stralis NP, Iveco ha globalizado todo lo que le faltaba para poner en escena un camión con unas pretensiones mucho más ambiciosas.

Cabina de grandes dimensiones, un nuevo propulsor de más cilindrada y potencia, junto con la posibilidad de la caja de cambios automatizada Eurotronic, que añade una autonomía más que notable, es el verdadero cóctel para conseguir de una tacada un camión que cumple prácticamente con todas las expectativas, para que no podamos excusarnos en nada a la hora de dar el paso definitivo a este tipo de energía alternativa.

Iveco Stralis NP400El motor de 8,7 litros de cilindrada, denominado cursor 9, se manifiesta como una opción mucho más capaz y eficaz que su hermano más pequeño, y alcanza esta cota que reclamábamos para poder afrontar las tareas que se le presentaran a la hora de abordar un transporte internacional.

De todas maneras, para cuando leáis estas líneas, nos consta que Iveco ya habrá presentado al mercado una variante que aún superará con creces a este camión que hoy hemos tenido ocasión de conducir, ya que nos propondrán una nueva variante con una motorización de 12,9 litros de cilindrada y nada menos que 460 CV de potencia.

Por tanto, estamos deseosos ya de poder acceder a una prueba con este nuevo camión, que sí parece que vaya a dar el paso definitivo, a pesar de que aún tengamos algunas reservas a la hora de decantarnos por una mecánica con gas.

Cuestión de espacio

Qué os vamos a contar ya que no sepáis de la cabina del Stralis. Hasta ahora, como decíamos anteriormente, no se Iveco Stralis NP400podía configurar este tipo de cabina para un camión propulsado por gas, pero esto lo ha solucionado la marca, al ofrecer para esta gama NP la cabina con las dimensiones más generosas de las que disponen.

La AS lleva ya ciertos años en el mercado y, como hemos visto en numerosas ocasiones, goza de una habitabilidad respetable para poder recorrer grandes distancias sin que suponga un problema importante.

En esta ocasión se ha optado por la variante para un solo ocupante, y cuenta con una cama que cumple con las expectativas de forma generosa, aunque, como destacábamos en anteriores pruebas, pensamos que la marca ya debería de hacer una revisión en profundidad de toda la cabina, pues los competidores aprietan mucho y presentan soluciones más completas.

En el exterior y en lo que al gas respecta, en esta unidad contamos con dos depósitos simétricos de gas licuado, situado uno a cada lado, que proponen una capacidad de 540 litros cada uno y le otorgan una autonomía máxima en las condiciones más favorables de hasta 1.500 kilómetros.

Iveco Stralis NP400De todas maneras y pensando en las posibilidades con las que hasta ahora contábamos, la mejora es tan considerable que debemos felicitar a la marca italiana por la gran apuesta que supone emplear parte de sus recursos en este tipo de camiones que se van introduciendo poco a poco en el mercado.

Éstas aportan mucho más e irán mejorando a medida que las demás marcas empiecen a competir por lanzar productos cada vez más respetuosos con el medio ambiente y más económicos en cuanto a costes de explotación.

Buenas sensaciones

La verdad es que nos habría gustado haber probado este Iveco en los parámetros normales de nuestra ruta habitual de pruebas, pero por motivos varios no ha sido posible. Aun así, estuvimos hablando con responsables de Iveco Stralis NP400la marca, para que en un futuro, aunque con las debidas correcciones, podamos llevar a cabo esta prueba, en unas condiciones similares a las de nuestra ruta, y así poder comparar de manera fiable con un camión de gasóleo, para ver realmente cuáles son las diferencias.

Como podéis comprender, la mayor dificultad es buscar los puestos de repostaje, que es uno de los aspectos que más se debe mejorar en todo nuestro país, para que estas energías alternativas vayan cobrando cada día mas protagonismo.

Aun así, y después de recorrer 232 kilómetros por autopista, a una velocidad media de 80 km/h, pudimos constatar que el camión se comporta de manera bastante similar a uno con características parecidas pero impulsado con motor de gasóleo, si bien se presentan pequeñas diferencias, tanto en Iveco Stralis NP400las ventajas como en las desventajas.

Una de las cosas que mejora, sin duda, es la sonoridad, ya que no debemos olvidar que se trata de un camión que es como si estuviera propulsado por gasolina, por lo que indudablemente es mucho más silencioso.

Por el contrario y, aunque arroje una buena cifra de potencia y par, se le nota que no tiene ese recorrido a bajas vueltas que poseen los motores de gasóleo, lo que hace que a veces parezca algo perezoso.

Iveco Stralis NP400En cuanto al resultado numérico –repetimos que simplemente se trataba de un contacto y por tanto no lo deberíamos tomar como un dato importante–, os podemos decir que durante los 232 kilómetros, el consumo fue de 58 kilos de gas, con un precio en la estación donde repostamos de 0,72 euros por kilo.

Si hacemos una rápida conversión, vemos que empleamos 41,76 euros para recorrer los 232 kilómetros, lo que es una cifra muy ajustada y que tener en cuenta, pues aunque no podamos compararla en este caso con ningún otro resultado, estamos seguros de que con un camión de gasóleo el gasto habría sido considerablemente más alto.

Arículos relacionados

Pin It on Pinterest

Shares
Share This