El DAF 95 XF de Joan Garrell, detalles de una vida

Para llegar a la situación actual, Joan se inició en esto del transporte con los ligeros; esto es, con una furgoneta Iveco Daily y más tarde con un Mercedes-Benz Sprinter. Corría 1992 y nuestro protagonista se hizo autónomo para recorrer Cataluña haciendo reparto. Sus rutas más habituales eran cortas, aunque también llegó a moverse por España e incluso hizo algo de internacional. Diez años estuve entre furgonetas. Hasta que me empezó a picar el gusanillo de los camiones y decidí dar el salto”, nos cuenta Joan.

DAF 95 XFSu primer viaje fue a Suecia en pleno invierno con un DAF 530 con motor Cummins. De acompañante y maestro iba su padre. “Siete meses estuvo enseñándome, aprendí sus métodos, muchos consejos prácticos, que si la distancia de seguridad, ventilar la cabina, calma en las descargas… En muchas ocasiones todavía me viene a la cabeza su voz advirtiéndome de tal o cual cosa.

Me enseñó muchas cosas y me supe adaptar muy bien, excepto a lo de estar tanto tiempo fuera de casa. Eso fue lo que se me hizo más pesado”, comenta nuestro invitado, que nos continúa explicando que de esa época recuerda con agrado las rutas por Holanda “con los camiones con sus faros, los banderines, los Volvo F89: “Me impacto gratamente y también Inglaterra, sobre todo por el tema del ferry”.

Pasado el entrenamiento paterno, Joan tuvo otro tipo de aprendizaje, más rápido en este caso. “Mi primer verano de novato me acompañó Xisco, un compañero de mi padre. Llevaba un tautliner con el que hice mucho Inglaterra, Alemania, el norte de Francia y algo de España. Me gustaba más la faena porque aunque hacía internacional podía estar más en casa. Con Xisco aprendí los métodos justo al revés de cómo los aplicaba mi padre. Guardo muy buenos recuerdos de él y además le debo mucho”, puntualiza Joan.

DAF 95 XFTras el paréntesis estival, Garrell se tomó sus vacaciones, mientras esperaba que le entregarán su nuevo camión, el que hoy traemos hasta estas páginas. Se trata de un DAF 95 XF, una serie limitada de la que salieron 200 unidades en toda Europa para despedir esta cabina del faro cuadrado. De serie iba equipado con tapicería y asientos de piel, nevera, GPS, pantalla LCD, cámara de visión lateral y llantas de aluminio, entre otros.

“Ya antes de comprarlo tenía claro el diseño del mataburros a la manera sueca y los faros. Todos los camiones en casa lo han llevado. Mi primer viaje con este DAF fue al norte de Frankfurt llevando cítricos. Austria, Alemania, Dinamarca y Suecia también fueron destinos habituales con la fruta. Para compaginar los meses malos de los cítricos me compré un tautliner con el que me moví mucho por Francia. Durante un tiempo también recorrí Barcelona con Perpignan, una ruta que ahora hace mi hermano Toni, nos explica Joan.

Hace cuatro años, nuestro protagonista y su peculiar tractora cambiaron de aires. Dejaron las penurias del extranjero por el puerto de Barcelona.Cargo aquí y descargo normalmente por la provincia de Barcelona. También hago el resto de Cataluña, Aragón y parte del norte de España. Era una faena que anhelaba hacer. Disfruto más el camión y además puedes compaginarlo con una mayor vida social”.

Como comentábamos anteriormente, el DAF de Garrell ya estrenó carretera con mataburros y faros incluidos. Otros detalles ya estaban bien pensados por Joan para decorar la chapa de este camión holandés. Bien visible a ambos lados y también en la trasera, el nombre “Turbotwin” homenajea al piloto de rallys holandés Jan de Rooy.

“Se trata de un guiño que he querido hacer a De Rooy. Desde pequeño era un fan suyo; hay que recordar el espectáculo que dio en 1987 cuando ganó el Dakar con el famoso DAF Turbotwin. Incluso de pequeño le escribí una carta a la marca y me contestó con una foto firmada por él”, nos cuenta, mientras continúa explicando que tardó “cinco años en decorarlo, aunque siempre con el objetivo de hacerlo. Me gusta plasmar los detalles de mi vida. Así que mi intención ha sido la de homenajear a De Rooy y la de unir el mundo del camión con el del rock.

Pasión Kiss

DAF 95 XFY es que, como muestran las fotografías, Joan es un auténtico fan del grupo musical estadounidense Kiss. Garrell ha querido decorar su máquina con míticas instantáneas de esta banda de culto en todo el mundo. A la derecha queda aerografiada la imagen de la portada de un disco de grandes éxitos que salió hará diez años. En el lateral izquierdo ha plasmado el cartel que anuncia la gira “Destroyer” de 1976. Todo ello en una reluciente chapa azul “made in DAF” y con un interior tapizado convenientemente para dar un toque de elegancia.

Nos despedimos del Kiss-Turbotwin de Garrell y emplazamos a su autor a que, de aquí a un tiempo, cuando tenga listo ese clásico que tiene en mente restaurar, nos lo presente. Las páginas de esta revista estarán abiertas para ello.

 

Arículos relacionados

Únete a los comentarios

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Pin It on Pinterest

Shares
Share This