Citroën U23 “Azur”, un camión de otra época

Es difícil distinguir por las fotografías sobre qué vehículo realizamos la transformación. Cuando cogimos esta maqueta de un Citroën U23, aprovechando que se trataba de un vehículo bastante antiguo, quisimos darle un toque de antigüedad y abandono. Citroën U23 maquetaUn furgón a la espera de unas manos restauradoras que quisieran acogerlo.

Este Citroën U23 parece salido del mismo infierno y haber sufrido las inclemencias meteorológicas y los más duros ataques vandálicos. Una vieja cisterna, que en su día habría llevado la leche cerca de los hogares de los progenitores de los chavales que ahora hacen alarde de puntería con sus cristales, faros, retrovisores y demás accesorios del vehículo.

Pero vayamos por partes, paso a paso explicaremos cómo darle este aspecto, no sólo envejecido sino de maltrato a una maqueta nueva.

En primer lugar

Para comenzar esta transformación desmontamos pieza a pieza el kit, para ello, será necesario ayudarnos con el estañador para las partes más delicadas, como los cristales y los faros. Al mismo tiempo, continuamos separando las ruedas del chasis y las cubiertas de las llantas, preparando las gomas que llevarán un tratamiento distinto. Es el momento de decapar la pintura de la maqueta y, como en otras ocasiones, utilizaremos la sosa cáustica. Nosotros sólo la emplearemos en la cabina, puesto que la Citroën U23 maquetacisterna ya nos parece bien tal y como está, pero si gustáis podéis hacer lo propio también con la cilíndrica. Es el momento de proceder con la fase de pintura que iniciaremos por el chasis. Éste lo pintaremos de color negro mate, mientras que para la cabina escogemos un azul cobalto satinado. La cuba, como hemos comentado anteriormente, la dejaremos tal cual viene en el kit por el fabricante.

Para proceder correctamente, le daremos un baño de aguarrás con un pincel fino, y cuando esta capa esté secando, cogeremos la pintura color base y la mezclaremos con azul cielo en la paleta de colores para obtener esos efectos de luces. Por otra parte, con el mismo color base mezclado con negro obtendremos los efectos ensombrecidos. Una vez conseguida esta primera fase de luces y sombras sobre la cabina, repetiremos la misma acción sobre el chasis y la cisterna.

Maqueta seca

Cuando hemos conseguido los efectos deseados y éstos están completamente secos, sólo nos queda fingir unos chorretones de Citroën U23 maquetaóxido estratégicamente colocados en ciertos puntos. Por ejemplo, un buen lugar donde colocarlos serían los puntos de soldadura de las asas de la cisterna, o los puntos de anclaje de los espejos, manillas o cristales, entre otros.

Para ir finalizando el “destrozo” solamente nos quedaría volver a armar todos los elementos y romper los cristales como si hubieran recibido alguna que otra pedrada de algunos chiquillos alardeando de su buena puntería. En el caso de realizar este último paso, podéis seguir las instrucciones del truco de este mes, así como realizar otras operaciones de envejecimiento que hemos explicado en números anteriores. Como veréis, el resultado es bastante realista y puede catalogarse como una maqueta distinta.

Más trucos

Para conseguir un efecto de cristales rotos, colocamos la cinta del carrocero en el cristal por las dos caras, tanto la interior como exterior; seguidamente, con la ayuda de un punzón damos un golpecito en el cristal. Siempre en las esquinas y nunca en el centro, si no al retirar las cintas se os romperá demasiado. Podéis reconstruir algunos pedazos con una pinzas y pegarlos con un producto que se llama Cristal Clear.


Arículos relacionados

Este MAN F2000 es una de las viejas glorias del fabricante Italeri, y nos transporta a antaño, cuando estas pequeñas maquetas poseían eje directriz, motores detallados y unos interiores muy logrados y muy bien acabados.

Únete a los comentarios

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Pin It on Pinterest

Shares
Share This