Especialistas

Esta empresa familiar con medio siglo a sus espaldas basa su negocio en ofrecer un servicio de calidad. Para ello cuenta con una flota de camiones propios y versátiles que aportan la flexibilidad necesaria para siempre responder a la demanda de sus clientes.

Eusebio fundó su negocio al estilo de los genios de Sillicon Valley: en el garaje de casa y con mucho esfuerzo. Heredó un viejo Ebro P160 con el que su padre se había dedicado toda la vida a trabajar en el transporte de leche y, pudiendo seguir la senda del progenitor, le dio por buscar nuevos horizontes con un transporte muy especial: carne colgada.

Enrique Puente reconoce con orgullo que no tiene carnet de camión. Y no lo necesita. Con sus conocimientos de gestión y administración ha levantado esta empresa de transporte internacional que ya ha cumplido casi 15 años de historia. A su cargo, una treintena de máquinas y dos obsesiones: calidad y legalidad.

En La Rioja, el apellido Bully es sinónimo de cisterna de vino. Luis Bully comenzó el negocio hace más de 50 años, siempre con la misma flota: un único camión. Su hijo Luis Carlos se le unió con 23 años y hoy, tres décadas más tarde, dirige una empresa que ha crecido hasta las 11 cabezas tractoras, todas ellas al servicio de las principales bodegas riojanas.

Degustar una cerveza fresquita tiene un proceso de producción que, en el caso de la Ambar tarda 42 días y 11 horas. A partir de ahí, toca poner en marcha un complejo sistema logístico en el que, cómo no, los camiones se encargan de transportar este líquido elemento de un lado para otro.

Pin It on Pinterest

Apúntate al newsletter

Apúntate al newsletter

Recibe cada semana nuestras noticias.

¡Gracias por suscribirte!