Clásicos

En el extremo sur de la isla de Fuerteventura, el pequeño pueblo de Cofete se mantiene aislado del mundo. A principios de los años cuarenta, el ingeniero alemán Gustav Winter mandó construir una carretera para llegar a Cofete. Este Dodge llegó con los Winter, participó en aquellas obras y ya nunca dejó Fuerteventura.

¿Qué puede haber mejor que compartir un vehículo clásico, disfrutar de una ruta con un extraordinario paisaje y degustar la exquisitez gastronómica autóctona? Estas son las premisas de las salidas anuales que realiza este singular grupo de propietarios de camiones restaurados; esta vez, por Albacete.

El entusiasmo no es algo que se aprenda, pero, para aprender, tener entusiasmo es una premisa fundamental. Si el brillo en los ojos no se consigue en ninguna sala de operaciones, compartiendo con el joven Sergio una mañana te das cuenta de lo sencillo que a veces resulta ser feliz.

Pin It on Pinterest