Soy camionera: Cruz Fuentes, ir de frente

Semperit

De carácter fuerte, meticulosa, echada para adelante, mañosa, siempre dispuesta a aprender. Y que no se nos olvide, reivindicativa y camionera. Desde luego que no se puede ser de otra forma, sobre todo viviendo en un sector complicado para las mujeres, donde no solo tienen que trabajar, sino también demostrar.

Camionera Cruz FuentesHablamos de Cruz Fuentes, esta cántabra afincada en Valencia desde hace 17 años, 14 de ellos como camionera. Llegada al Mediterráneo desde su Cantábrico natal por otro trabajo anterior que nada tenía que ver con el transporte, un día su hermano Carlos, también camionero, le dijo que si lo quería acompañar en un viaje.

“Unos tres días pasamos. Fuimos a Bilbao, Santander, Barcelona…”, nos cuenta nuestra protagonista. Le gustó tanto la experiencia, que decidió sacarse el carnet de camión.

Cruz simplemente necesitaba un pequeño empujón, no mucho más, porque ella se ha criado rodeada de camiones. Lorenzo, su padre, se movía con un camión de monte. Se metía en complicadas pistas forestales para bajar la madera. “He vivido viendo eso. Quería haber estudiado mecánica, pero era buena estudiante y me metieron a hacer bachiller. El gusanillo quedó ahí”. Así que pasados los años y los devenires de la vida decidió cumplir su sueño.

Camionera Cruz FuentesCon el carnet en el bolsillo, en una semana ya estaba haciendo ruta. “Mi primer viaje fue con un Mercedes haciendo Valencia-Bilbao con una lona, una ruta difícil por las carreteras y la climatología. La primera persona que me dio la oportunidad de subirme a un camión se llama Paco.

Me enseñó, me acompañó durante una semana y ya después a volar…”, nos cuenta nuestra invitada, que no se quiere olvidar de “dar las gracias a todas las personas que se han cruzado en mi camino y me han ayudado y enseñado. A los que están y a los que no. Y a los que lo harán”.

En esta profesión nunca dejamos de aprender. Aprendes de los errores y también de las personas que te rodean. Es un oficio que lo bonito que tiene es que cada día es diferente, situaciones nuevas, camiones distintos, plataformas diferentes, personas distintas.

“La verdad es que le tengo que dar las gracias al camión porque me ha permitido conocer nuestro país, también otras culturas, ver amaneceres espectaculares, lugares preciosos tanto cultural como gastronómicamente. Me ha permitido valorar lo que tenemos tanto en positivo como en negativo”.

Nada se le resiste

Ahora, Cruz conduce un Mercedes-Benz, aunque a lo largo de sus 17 años de trayectoria profesional ha cogido camiones de todas las marcas. “Me quedo con el Mercedes, aunque los del concesionario me tienen Camionera Cruz Fuentescabreada porque no me han regalado una camiseta para salir en el reportaje. Es un camión muy cómodo. Lo defiendo siempre”, nos dice entre risas, mientras quedan aludidos los chicos de la estrella.

Lona, frigos, contenedores, tanto en nacional como haciendo internacional. Sola y a dobles, a la experiencia laboral de nuestra invitada como camionera le quedan pocos huecos por rellenar. Inglaterra, Francia, Polonia, Alemania, han sido países habituales por los que ha transitado.

“También durante más de un año estuve haciendo internacional. La convivencia es complicada. El espacio es reducido y son muchas horas juntas. Cada una tiene sus manías, pero de todo el mundo se aprende”.

Ahora trabaja en la empresa valenciana Transnugon. “Llevo el camión en la sangre y ahora pienso en mejorar mi calidad de vida. Ahora no tengo horario ni de entrada ni de salida, por lo que lo hace totalmente incompatible con cualquier vida familiar. No puedo planificar nada, simplemente ir al dentista ya es una odisea”, nos cuenta Cruz.

En este repaso a su trabajo, a su vida profesional, a la soledad que se pasa en ruta, a cómo se lleva moverse en un sector pensado por y para hombres, nuestra protagonista reclama mejoras para los transportistas, como Camionera Cruz Fuentesuna jubilación anticipada o que se reconozcan enfermedades laborales, así como cambios en las leyes que regulen las operaciones de carga y descarga

“Hay muchos momentos en los que no solo somos conductores, también vigilantes de la carga y, después de conducir un montón de horas encima, debemos descargar la mercancía”. También aboga por una mayor educación vial en nuestro país, hay que guardar las distancias de seguridad en carretera, facilitarnos las incorporaciones o que la gente deje de conducir usando el móvil.

Luego están las reivindicaciones hacia las mujeres. “Simplemente pido igualdad con mis compañeros. Muchas mujeres camioneras nos enfrentamos cada día a sitios donde ya no pedimos limpieza, sino un punto de luz o un pestillo.

puede ser que en una entrevista de trabajo lo primero que te pregunten ya no sea la edad, ni siquiera la experiencia o lo apta que eres, sino si tienes hijos. En pleno 2018, hay un machismo encubierto que no va de cara y que es más difícil manejar. Seguramente que las mujeres que llevan mucho tiempo en la profesión habrán padecido ese machismo más duro.

diferencia es que al ser mujeres tenemos que demostrar que somos capaces de realizar el oficio. Ante estas situaciones incorrectas hay que defenderse, yo tengo mucho carácter y muchas veces se frenan de decirme nada”, apostilla Cruz.

Camionera Cruz FuentesPero no todo iba a ser trabajo. Nos llevamos una sorpresa cuando le preguntamos sobre cómo pasa sus horas libres esta camionera. “Leo mucho y también soy artesana. En mis horas muertas a la espera de que me descarguen me entretengo haciendo repujados en estaño, latón o cobre.

Realizo figuras ornamentales en relieve, normalmente de la mitología asturiana o cántabra, usando un buril, una herramienta similar a un punzón. Le dedico mucho tiempo, pero me entretiene mucho. Lo hago como hobby y siempre lo personalizo. Y además me permite conocer la rica historia que tenemos”. Excelente trabajo.

Arículos relacionados

Jose Mari Iriarte comenzó su actividad en el transporte con su padre. En los 44 años que lleva en la profesión ha pasado de poseer un Pegaso Europa 170 a regentar una gran empresa con actividades en lugares tan diversos como el País de Gales o Polonia.

Ahora toca saborear la tranquilidad del momento dulce, pero no siempre fue así. La crisis lo arrasó todo, y Piri Express tuvo que renacer de sus cenizas cual ave Fénix. Jose Campaña, su responsable, gestiona una flota de 32 camiones siempre a punto para satisfacer las necesidades de sus clientes.

Pin It on Pinterest

Shares
Share This