Barreiros Azor, el fuerte del lugar

Corría el año 61 cuando de la factoría Barreiros salieron los modelos Azor y Super Azor, de los más representativos de la primera época del constructor gallego. El primero, nuestro protagonista, un 8 toneladas, contaba con el motor EB-115 de 115 CV. Pero tan sólo un año después de su lanzamiento fue renovado por el Azor II, Barreiros Azorque montaba la cabina Panoramic, suministrada por el constructor galo Berliet, fruto de un acuerdo entre ambos fabricantes, y que tendría validez hasta finales de los 60, puesto que montar o adaptar estas cabinas de forma casi artesanal resultaba demasiado costoso para Barreiros. Así que fue entonces cuando comenzó a diseñar sus propias cabinas. Uno de los cambios más visibles entre el primer modelo Azor y el segundo fue la ubicación de los faros; en el primero estaban integrados en el parachoques delantero, mientras que, en el segundo, quedaban justo encima, además de llevar toda la parte trasera acristalada, de ahí el sobrenombre de cabina Panoramic. Este modelo se comercializó hasta 1965, momento en que fue reemplazado por otro emblemático modelo como fue el Barreiros Saeta. De la misma colección que el Pegaso del número anterior, obtenemos este Barreiros de distribución de cerveza que desmontaremos por completo.

Manos a la obra

Para empezar, desmontaremos la maqueta con la ayuda del estañador con punta fina: las cajas de cerveza, las dos cartolas de la trasera de la cabina y del camión, en la que se presenta la publicidad del fabricante de cerveza. Asimismo, continuamos con el desarme de la caja de carga y la cabina con todos sus accesorios: el parachoques, los limpiaparabrisas, espejos, cristales, ejes de las ruedas, gomas, el salpicadero, y lo guardaremos todo a buen recaudo en una caja para no perder ninguna pieza, algunas muy chiquitillas.

Barreiros AzorPasamos a pintar la caja de carga junto con la trasera en color negro mate. El esquema de pinturas es el siguiente: siena, siena tostada, negro humo y rojo inglés. Todos estos colores se irán fundiendo por tonos, solos o, incluso, mezclados unos con otros. La cabina, por su parte, recibe el siguiente tratamiento siempre en mate; primero, pintura roja pura para simular desconches de la chapa, en lugares estratégicos donde la pintura es más sensible a saltar con el paso de los años o por rozaduras. En segundo lugar, mezclamos rojo y negro al 50 % y retocamos los desconches pintados de rojo, para que en el centro parezcan más oscuros. El tercer paso, con pintura negra al 75 %, mezclamos con rojo al 100 % y, con ellos, simularemos los chorretes de óxido que salen de los desconches. Con el pincel fino untado en la mezcla realizamos el chorrete, luego, con el pincel grueso untado en disolvente, conseguiremos que se funda el color y lo degrade quitando los bordes duros para difuminar la pintura. Por último, emplearemos los grises para sacar las luces, y pasaremos a montar el camión, siguiendo los pasos del desmontaje a la inversa.

 

Más trucos
Más trucos

Para poder desmontar los focos del parachoques delantero, tendréis que pasar el estañador caliente por la parte trasera del mismo. Una vez caliente, con la ayuda de un bolígrafo deberéis empujar la punta que todavía estará caliente, para que salga la parábola. Tened cuidado dónde cae la pieza, porque además de pequeña es transparente. Una vez terminada la operación de extracción, sólo habrá que pegarlo con un poco de cola de carpintero y volverá a quedar impecable como al principio.

Arículos relacionados

No es la primera vez que aprovechamos piezas de otras maquetas para alcanzar el resultado que tenemos en mente. En esta ocasión hemos unido este Fiat 643 con una cisterna que montaba un Volvo.

Únete a los comentarios

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comments

Pin It on Pinterest

Shares
Share This