Al galope con el Scania 143H de Ismael

Conocimos a estos entrañables cántabros hace cinco meses. Hablamos de Ismael García y Ana Landaluce, con los que pasamos una jornada de trabajo por el valle del Meruelo recogiendo eucaliptos. Por los bellos parajes recorrimos nos enseñaron este particular transporte de madera. Ahora conoceremos en detalle es esta sección el Scania decorado con el que llevan a cabo su faena. El 143H con su vetusta y cuadrada cabina emerge figura allá por donde pasa, ya puede ser el monte más embarrado que la carretera más transitada.

Sus veinte años le dan un toque más que respetable y sus 450 CV bajo el capot le otorgan el suficiente poderío como para arrastrar las 27 toneladas de troncos. Con la chapa coloreascania 143H decoradoda en un llamativa rojo y verde, el Scania de Ismael no pasa desapercibido. “Todos los camiones que he llevado siempre los he pintado de esos colores”, nos remarca nuestro protagonista, que nos continúa explicando que esta tractora la tiene desde hace “diez años, aunque cuando la compré ya tenía otros diez”.

En la actualidad, y teniendo en cuenta los tiempos que corren, es el transporte de la madera el que está tirando del carro, aunque además de con el semirremolque para estos menesteres, Ismael cuenta con una góndola para mover maquinaria y también un basculante. “Lo voy cambiando en función del trabajo que toca realizar, aunque ahora lo normal es cargar eucaliptos en Cantabria y descargar en las papeleras, ya sea en Torrelavega, Hernani o Zaragoza”, puntualiza.

Nuestro invitado de este mes es natural de Limpias, un pequeño pueblo a 50 km de Santander situado en el curso bajo del Valle del río Asón. Entre bosques, rías y verde, mucho verde, se crió Ismael. También lo hizo Ana, aunque ella es de Ampuero, una población cercana. “Somos de campo y por casa siempre ha habido caballos. Así que la temática a la hora de decorar el camión la tuve clara”. Dicho y hecho.

A ambos lados del poderoso Scania, y en un idílico paisaje, reluce una manada de caballos blancos y negros. “Actualmente, mi chaval (Demetrio) tiene una yegua blanca y un caballo negro, parecidos a los que decoran la chapa del camión. A todos nosotros siempre nos ha gustado, especialmente a Ana”.

La decoración del 143H de Ismael no deja a nadie indiferente. Destaca ese prominente morro liderado por la esfinge de un águila y en cuya rejilla sobresale el nombre del conductor, así como el escudo del Scania Vabis. Varios detalles en acero inoxidable también se dejan ver, como el del paragolpes delantero y el de los laterales, que quedan convenientemente engalanados con numerosos pilotos. Focos y bocinas en la parte superior, banderas de Cantabria y España y esas chimeneas que destilan humo negro son otros de los elementos que nuestro protagonista ha situado estratégicamente.

Nos atrevemos a decir, y seguro que no nos equivocamos, que el elemento más importante, mejor elegido y al que más apego tienen tanto Ismael García como Ana Landaluce es el que decora la visera de este veterano camión. Se trata del venerado Santo Cristo de Limpias, el pueblo de Ismael. La escultura, de la que corren varias leyendas, está situada en el retablo mayor de la iglesia parroquial de San Pedro. Respaldados por su Cristo, surcan montes y montañas con su particular mercancía.

Arículos relacionados

Únete a los comentarios

Pin It on Pinterest

Shares
Share This
Apúntate al newsletter

Apúntate al newsletter

Recibe cada semana nuestras noticias.

¡Gracias por suscribirte!