Pongamos que hablo de Soria, en la media tarde de un jueves cualquiera: “El lunes empiezas”. “¿Dónde?”. “Francia”. “¿Y voy con alguien?”. “Sí. Vas con el camión”. Como tantas otras veces, cuando María dejó de ver ese desafío como un adversario y pasó a verlo como su aliado, empezó a acariciar el triunfo.

Muchos pensaréis que hemos destrozado la maqueta de este Pegaso Comet, y la verdad es que así ha sido. Hemos reconvertido una impoluta maqueta de los camiones más emblemáticos de nuestro país para darle este aspecto, a la espera de que un restaurador le eche el ojo.

Pin It on Pinterest