Para empezar a contar la historia de este vehículo hay que echar la vista a su parte trasera, allí donde termina el chasis y se levantan incólumes la carbonera y el depósito de un viejo gasógeno que hoy luce impecable. El artilugio descansaba en el taller de Francisco Palau (Barcelona, 1942) y pedía a gritos un camión donde acoplarse. Cuando el restaurador catalán dio con el chasis del Ford AA se le iluminaron los ojos.

Es más que evidente que son los padres de gran parte de todo esto que nos rodea. Rudolf Diesel (Rudolf Christian Karl Diesel, París 18/03/1581- Canal de la Mancha 29/09/1913) y Nicolaus August Otto (Holzhautse 10/06/1832-28/01/1891), dos ingenieros que abrieron las puertas de la evolución mecánica.

En un 600 van cuatro niñas de vacaciones, pero al volante no hay nadie. ¿El misterio? Dicho 600 va aupado a lomos de un Ebro conducido por Felipe, su padre. No hablamos de la escena de una película de Berlanga, sino de la infancia de Inma, una de esas cuatro niñas; la que soñaba con ser camionera.

Pin It on Pinterest