Sus ojos han contemplado un cuadro de la historia del transporte del que apenas quedan trazos. En un tiempo en el que el puerto de Gandía era un hervidero de camiones y en el que la ruta hacia Barcelona no se cubría en menos de 10 horas.

Pin It on Pinterest